Hombre ejecuta brutal matanza de gatitos; los quema vivos

Una asociación protectora de animales denunció estos hechos ocurridos el pasado 14 de mayo

Excélsior
jueves, 23 mayo 2019 | 16:20

Marruecos- La matanza de cuarenta gatos callejeros, quemados vivos por un joven en la ciudad de Safi, en el sur de Marruecos, está siendo investigada por la Procuraduría de esa ciudad, en un caso sin precedentes en Marruecos y aun en muchos países africanos.

Fue la asociación protectora de animales "Comme chiens et chats" la que denunció a un joven de Safi por haber quemado vivos a cuarenta gatos en la noche del pasado 14 de mayo, y el procurador admitió a trámite su denuncia y ordenó una investigación de la Policía Judicial.

Según explicó a Efe el abogado Youssef Rharib, que representa a la asociación, el procurador ha ordenado la búsqueda del individuo que presuntamente quemó a los gatos antes de decidir qué cargos se le aplican y si se abre un juicio contra él; en caso de que así sea, sentaría jurisprudencia, recalcó.

La presidenta de la asociación, Hind Moustaghfir, explicó a Efe su versión de los hechos: según ella, unos sesenta gatos vivían en una frecuentada plaza de Safi conocida como "Bureau Arabe", y allí eran alimentados por turnos por varias voluntarias de la asociación, que se ocupaban además de vacunarlos y curarlos.

En la cultura árabe, los gatos son animales muy queridos, y es normal ver a personas anónimas traer restos de comida de sus casas para dar de comer a gatos callejeros.

Gatos pueden reconocer su nombre cuando los llamas

Según Moustaghfir, el joven de 22 años, un desempleado al que califica de "delincuente conocido", tenía dos perros de raza y comenzó a pasear con ellos en la misma plaza donde vivían los gatos, para a continuación azuzar a sus animales contra los felinos hasta matar a una decena.

Cuando una voluntaria de la asociación denunció esta primera agresión ante la policía -asegura Moustaghfir-, su vehículo apareció con las lunas rotas, y esa misma noche cuarenta gatos fueron encerrados en una especie de nicho, rociados con gasolina y quemados vivos, presuntamente por el mismo joven.

La matanza ha causado un gran impacto mediático en Marruecos, pero hasta el momento las autoridades no se han pronunciado sobre los hechos.

El artículo 602 del Código Penal marroquí castiga con penas de hasta seis meses de cárcel a quien "sin necesidad mate o mutile a cualquier animal doméstico, en lugares, edificios o dependencias donde el dueño del animal es propietario", pero Moustaghfir asegura que la ley nunca se ha aplicado.

"Hay miles de casos de maltrato animal, cada día recibo denuncias, pero este caso ha hecho más ruido por la cantidad de animales masacrados", razonó.

Por su parte, el abogado Rharib dijo que ha tenido que recurrir a convenios internacionales para formalizar su denuncia contra el agresor, pues el hecho de que se trate de animales callejeros y por ende sin dueño hace más complicada la aplicación de la ley 602 y el castigo al autor de la matanza.