Internacional

Hallan restos de 751 personas en antigua escuela indígena de Canadá

La mayoría son niños

Agencia Reforma

jueves, 24 junio 2021 | 11:20

The New York Times

Más de 750 tumbas sin identificar, la mayoría de niños indígenas, fueron halladas cerca de un antiguo internado católico para indígenas en el oeste de Canadá, dijo el jueves un líder tribal, en el segundo descubrimiento de este tipo en menos de un mes.

"Hasta ayer, hallamos 751 tumbas sin nombre" en el lugar del antiguo internado de Marieval, en la provincia de Saskatchewan, dijo a la prensa el jefe de la Primera Nación de Cowessess, Cadmus Delorme, quien aclaró que no se trata de una fosa común.

Por su parte, Bobby Cameron, Jefe de la Federación de Primeras Naciones Indígenas Soberanas en Saskatchewan, dijo que era posible encontrar más tumbas en los terrenos de las escuelas residenciales en todo Canadá.

"Este fue un crimen contra la humanidad, un asalto a las Primeras Naciones", dijo. "No nos detendremos hasta que encontremos todos los cuerpos".

La Escuela Residencial Indígena Marieval operó desde 1899 hasta 199. Está ubicada donde ahora se encuentra la Primera Nación Cowessess, a unos 136 kilómetros l este de Regina, la capital de Saskatchewan.

Cadmus Delmore dijo que las tumbas estuvieron marcadas en algún momento, pero acusó que la Iglesia Católica había quitado las marcas.

"El Papa necesita disculparse por lo sucedido", dijo. "Una disculpa es una etapa en el camino de un viaje de curación".

El mes pasado, los restos de 215 niños, algunos de tan solo 3 años, fueron encontrados enterrados en el sitio de lo que alguna vez fue la escuela residencial indígena más grande de Canadá cerca de Kamloops, Columbia Británica.

Tras ese descubrimiento, el Papa Francisco expresó su dolor por el descubrimiento y presionó a las autoridades religiosas y políticas para que arrojaran luz sobre "este triste asunto". Pero no ofreció la disculpa solicitada por las Primeras Naciones y por el primer ministro canadiense.

Desde el siglo 19 hasta la década de 1970, más de 150 mil niños indígenas se vieron obligados a asistir a escuelas cristianas financiadas por el Gobierno de Canadá, la mayoría de ellas dirigidas por congregaciones misioneras católicas, en una campaña para asimilarlos a la sociedad canadiense.

El Gobierno canadiense ha admitido que el abuso físico y sexual era desenfrenado en las escuelas, con estudiantes golpeados por hablar sus idiomas nativos.

close
search