PUBLICIDAD

Internacional

Fiebre por petróleo amenaza esplendores naturales en África oriental

Un proyecto de perforación y oleoducto de miles de millones de dólares está desplazando a miles de personas en Uganda y Tanzania, y está devastando hábitats vírgenes

The New York Times

miércoles, 15 marzo 2023 | 12:34

The New York Times

PUBLICIDAD

Bajo el denso dosel del bosque que alberga elefantes, pájaros raros y monos colobos, excavadoras y bulldozers rugientes destrozan el idilio, derribando árboles antiguos y tallando caminos para llegar a la nueva fuente de riqueza de Uganda: el petróleo.

“Este es un santuario”, dijo Ben Ntale, un guía turístico ugandés que lleva dos décadas trayendo visitantes al Parque Nacional Murchison Falls. “Pero tienen la intención de destruir uno de nuestros mayores patrimonios”.

PUBLICIDAD

Ahora está en marcha una fiebre del petróleo en Uganda, un país verde y sin salida al mar en el este de África que firmó con una empresa conjunta multimillonaria y con compañías petroleras francesas y chinas, argumentando que los ingresos financiarán escuelas, carreteras y otros desarrollos.

Los residentes en ambos países han sido desplazados de sus tierras, generando críticas y demandas internacionales. Los ambientalistas están alarmados de que los derrames de petróleo puedan amenazar el lago Victoria, una fuente vital de agua dulce para 40 millones de personas, y devastar el parque que protege las cataratas Murchison, una de las cascadas más poderosas del mundo, donde el río Nilo ruge a través de un estrecho desfiladero.

El proyecto en Uganda y Tanzania ha afectado a pueblos y aldeas donde los pequeños agricultores que viven en casas de adobe con techos de paja cuentan que la empresa conjunta, conocida como el Oleoducto de Petróleo Crudo de África Oriental, les ha expropiado la totalidad o parte de sus tierras. Muchos hablaron de que aún esperaban el pago años después, mientras que la compañía del oleoducto les prohibió sembrar cultivos comerciales vitales como las bananas, que pagan la comida y la escuela de sus hijos.

“Solo están pensando en los forasteros que comprarán su petróleo, no en nosotros, que somos dueños de la tierra”, dijo Sarah Natukunda, una madre de cinco hijos de 39 años en Kijumba, un pueblo en el oeste de Uganda, que esperó años antes de ser pagada por su tierra. Para entonces, la suma era demasiado pequeña para comprar una propiedad similar cercana donde los precios de la tierra se habían apreciado, dijo, y la compañía del oleoducto se negó a subir el precio.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search