PUBLICIDAD

Internacional

Estallan protestas en Rusia por movilización de reservistas

Las autoridades han respondido con decenas de arrestos

Associated Press

miércoles, 21 septiembre 2022 | 12:50

Associated Press Associated Press

PUBLICIDAD

Kiev.- La orden del presidente ruso Vladimir Putin de movilización parcial de reservistas provocó protestas antibélicas en toda Rusia, varias de ellas en Moscú, a las que respondieron las autoridades con decenas de arrestos.

La primera movilización rusa desde la Segunda Guerra Mundial es una medida arriesgada y profundamente impopular tras sufrir reveses humillantes de sus fuerzas al acercarse el séptimo mes de la invasión de Ucrania.

PUBLICIDAD

La medida sin duda elevará las tensiones con las potencias occidentales que respaldan a Ucrania, que se mofaron de lo que consideran un acto de debilidad y desesperación. También hizo que algunos rusos se apresuraran a comprar boletos de avión para salir del país.

El Kremlin, que ha tenido problemas para reponer efectivos en Ucrania, ha pedido voluntarios. Incluso ha habido informes de reclutamiento en las cárceles.

En un discurso televisado a la nación este miércoles en la mañana, el presidente de Rusia advirtió también a Occidente de que no bromea cuando dice que su país empleará todos los medios a su disposición para proteger su territorio, en lo que pareció una referencia velada a su capacidad nuclear. Putin ya había advertido antes a sus rivales que no pongan a Moscú contra la pared y criticó a las naciones de la OTAN por suministrar armas a Ucrania.

El número total de reservistas convocados sería de 300 mil, dijeron funcionarios. Sin embargo, el decreto de Putin, efectivo de inmediato, da pocos detalles, generando sospechas de que la conscripción podría ampliarse en cualquier momento. Llamó la atención la inclusión de una cláusula secreta.

Es probable que la movilización, aunque sea parcial, aumente el descontento y quizás siembre dudas entre los rusos acerca de la guerra en Ucrania. Poco después del discurso de Putin, los medios rusos reportaron un fuerte incremento en la demanda de boletos de avión al extranjero, aunque desde el inicio del conflicto hay menos disponibilidad y son mucho más caros.

Un vocero del presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, calificó la medida de Putin como una “gran tragedia” para el pueblo ruso.

En declaraciones a The Associated Press, Sergii Nikiforov indicó que los reclutas enviados al frente en Ucrania correrán la misma suerte que las tropas rusas mal preparadas que fueron obligadas a retroceder en su ofensiva por Kiev en los primeros días de la invasión.

“Esto es un reconocimiento de la incapacidad del ejército profesional ruso, que ha fracasado en todas sus tareas”, dijo Nikoforov. “Como podemos ver, las autoridades rusas pretenden compensar esto con violencia y represión contra su propio pueblo. Cuanto antes deje de hacerlo, menos hijos de Rusia irán a morir al frente”.

Solo se llamará a quienes tengan una experiencia relevante en combate y servicio, indicó el ministro ruso de Defensa, Sergei Shoigu. En todo el país, unos 25 millones de personas cumplen estos criterios, pero solo se convocará a alrededor del 1%, añadió.

El anuncio del mandatario ruso coincide con la celebración de la Asamblea General de Naciones Unidas en Nueva York, donde la invasión iniciada por Rusia en febrero ha sido objeto de críticas internacionales generalizadas.

Está previsto que Zelensky intervenga en un discurso pregrabado más tarde el miércoles. Putin no acudirá al evento.

El secretario de Defensa de Gran Bretaña, Ben Wallace, describió la convocatoria de Putin como “una admisión de que la invasión está fracasando”.

“Él y su ministro de Defensa han enviado a decenas de miles de sus ciudadanos a la muerte, mal equipados y mal dirigidos”, apuntó Wallace en un comunicado. “Ninguna amenaza ni propaganda pueden ocultar el hecho de que Ucrania está ganando esta guerra, de que la comunidad internacional está unida y de que Rusia se está convirtiendo en un paria global”.

La movilización parcial se convocó un día después de que las regiones controladas por Moscú en el este y el sur de Ucrania anunciaron que planean celebrar referendos para su integración en Rusia, una medida que podría establecer las bases para que el Kremlin intensifique la guerra luego de los recientes avances ucranianos.

Los referendos, que se esperaban desde los primeros meses de la guerra, comenzarán el viernes en las regiones de Luhansk, Jersón, Donetsk y Zaporiyia. Las dos últimas provincias no están totalmente en manos rusas.

La guerra, que se ha cobrado ya la vida de miles de personas, está elevando el precio de los alimentos en todo el mundo así como el costo de la energía. Además, ha avivado el temor a una catástrofe en la mayor central nuclear de Europa, ubicada en el sureste del país, que ahora está ocupado por las tropas rusas.

En su discurso, Putin acusó a Occidente de hacer “chantaje nuclear” y llamó la atención sobre las “declaraciones de algunos representantes de alto nivel de los principales estados de la OTAN sobre la posibilidad de emplear armas nucleares de destrucción masiva contra Rusia”.

El líder ruso no identificó a los autores de esos comentarios.

“A aquellos que se permiten semejantes declaraciones hacia Rusia, quiero recordarles que nuestro país dispone también de varios medios de destrucción, y componentes distintos y más modernos que los de los países de la OTAN, y cuando la integridad territorial de nuestro país se vea amenazada, para proteger a Rusia y a nuestro pueblo, utilizaremos sin duda todos los medios a nuestra disposición”, afirmó Putin.

“Esto no es un farol”, añadió.

Putin dijo que firmó un decreto para el despliegue parcial de reservistas, que está previsto que comience el miércoles. Una movilización a gran escala podría ser impopular en el país y podría mermar aún más la postura del líder tras los recientes reveses militares en suelo ucraniano.

“Estamos hablando de una movilización parcial, es decir, solo los ciudadanos que están actualmente en la reserva estarán sujetos al reclutamiento, y sobre todo, aquellos que han servido en las fuerzas armadas y tienen cierta especialidad militar y experiencia relevante”, indicó el mandatario.

En cuanto a los planes para las consultas, Putin destacó que las autoridades de las zonas ocupadas, que cuentan con respaldo ruso, pidieron apoyo al Kremlin en sus esfuerzos para formar parte de Rusia.

“Haremos todo lo posible para ofrecer seguridad durante los referendos, para que la gente pueda expresar su voluntad”, dijo.

Los líderes extranjeros han descrito las votaciones como ilegítimas y no vinculantes, mientras que Zelensky las calificó de "farsa” y “ruido” para distraer la atención pública.

Hasta el momento, 5 mil 937 soldados rusos han fallecido en el operativo militar en Ucrania, indicó Shoigu, el ministro ruso de Defensa, mucho menos de la estimación occidental.

En su discurso nocturno, Zelensky dijo que había muchos interrogantes en torno a los anuncios y destacó que no cambiarán el compromiso de Kiev para recuperar del control de las zonas ocupadas por las tropas rusas.

“La situación en el frente indica claramente que la iniciativa le corresponde a Ucrania”, apuntó. “Nuestra posición no cambia por el ruido o los anuncios en algunas partes. Y contamos con el pleno apoyo de nuestros socios en esto”.

En Rusia, el movimiento opositor Vesna convocó protestas en todo el país el miércoles y señaló que “Miles de hombres rusos — nuestros padres, hermanos y esposos — serán arrojados a la picadora de carne de la guerra. ¿Por qué van a morir? ¿Por qué llorarán las madres y los hijos?”.

No está claro cuántas personas se atreverán a salir a la calle para protestar ante la represión generalizada del Kremlin a la oposición y las duras leyes contra el descrédito de los soldados y la operación militar en Ucrania.

Casi con toda seguridad, los referendos favorecerán a Moscú.

En otro indicio de que Rusia se está preparando para un conflicto largo y posiblemente más intenso, la cámara baja del parlamento, que está controlada por el Kremlin, aprobó el martes el endurecimiento de las leyes contra la deserción, la rendición y los saqueos en las tropas rusas. Los legisladores votaron también a favor de introducir posibles penas de 10 años de prisión para los soldados que se nieguen a combatir.

Por otra parte, en la ciudad ucraniana ocupada de Enerhodar continuaron los bombardeos en torno a la mayor central nuclear de Europa. El operador energético ucraniano, Energoatom, dijo que los ataques rusos volvieron a dañar la infraestructura de la planta de Zaporiyia y obligaron brevemente a los operarios a poner en marcha dos generadores diésel para el funcionamiento de las bombas de refrigeración de uno de los reactores.

Estos mecanismos son esenciales para evitar una fusión a pesar de que los seis reactores de la planta están apagados. Energoatom dijo más tarde se recuperó el suministro eléctrico y los generadores se apagaron.

La central nuclear de Zaporiyia está en el punto de mira desde hace meses por el temor a que los bombardeos puedan causar una fuga de radiación. Moscú y Kiev se acusan mutuamente de los ataques.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search