Internacional

Es la prueba PCR el estándar de oro

Bastan menos de 30 segundos para que se obtenga la muestra con la que se podrá determinar si una persona es portadora del virus

Mariana Montes
Agencia Reforma

sábado, 11 julio 2020 | 17:11

Ciudad de México— Bastan menos de 30 segundos para que, con el uso de un hisopo introducido en la nariz y/o la boca, se obtenga la muestra con la que se podrá determinar si una persona es portadora del SARS-CoV-2, mejor conocido como el coronavirus que ocasiona el Covid-19. 

Lo que se hará en el laboratorio con esta secreción es una prueba de biología molecular conocida como PCR, o Reacción en Cadena de la Polimerasa, por sus siglas en inglés, explica Michel Martínez Reséndez, líder médico del equipo Covid-19 de TecSalud.

La prueba es, al momento, el estándar de oro para la detección de la enfermedad que hasta el momento han contraído más de nueve millones de personas en el mundo.

Y si bien la realización masiva de pruebas es esencial para hacer frente a la emergencia sanitaria, expresa el experto en epidemiología, no todas las personas se deberían aplicar esta prueba.

"Hay que entender que las pruebas PCR están diseñadas (para hacerse) cuando el paciente tiene síntomas", señala el especialista.

"El principal elemento a tomar en cuenta para que la prueba tenga un nivel de sensibilidad y confianza adecuados, es que haya una alta sospecha clínica de que el paciente tenga la enfermedad, como sería el presentar fiebre, tos, dificultad respiratoria, dolor de garganta y de cabeza, alteración en el gusto y el olfato".

Resumiendo, dice, la ventana ideal para realizarse la prueba es entre el día tres y siete de la enfermedad, cuando estos signos generalmente están presentes.

La sensibilidad de la prueba PCR, o sea, la capacidad que tiene de detectar la enfermedad, ronda entre el 80 y 85 por ciento, agrega Martínez Reséndez.

Esto quiere decir que si el resultado es negativo, pero el médico tiene una fuerte sospecha de que la persona haya contraído el coronavirus, puede ordenar una segunda prueba con al menos un día de distancia.

Tanto en las fotografías como en los videos que circulan por las redes sociales sobre el proceso de realización de una prueba PCR se observa cómo el profesional de la salud introduce lo que parece ser un gran cotonete en la nariz del paciente.

"Ése es el hisopo y es el instrumento con el cual obtenemos el material.

"Hacemos la recolección de una muestra nasofaríngea: desde el orificio nasal introducimos el hisopo hasta donde tope para sacar una muestra de la faringe posterior. Luego introducimos otro hisopo por la boca hacia la faringe", indica el especialista Martínez Reséndez.

La toma de ambos sitios, que es colocada inmediatamente en un tubo de preservación, se hace con el objetivo de que la muestra tenga un mejor rendimiento diagnóstico, agrega el experto de TecSalud.

Si bien es cierto que el proceso puede ser molesto, al despertar un reflejo de tos o incluso condicionar un reflejo nauseoso, es necesario para obtener una adecuada muestra para analizar.

"Así se tiene que hacer porque si yo nada más tomara la muestra de, digamos, la porción inicial de la nariz, voy a examinar algo en lo que no se está expresando el virus", apunta el epidemiólogo.

"Ahora, es una molestia leve y no es un procedimiento que ponga en riesgo al paciente, que lo haga sangrar, por ejemplo. No nos toma más de 30 o 40 segundos obtener la muestra".

Una vez que la muestra llega a las manos de un experto en el laboratorio, que generalmente es alguien con experiencia en química, se siguen dos etapas para llegar al resultado, dice el líder del equipo Covid-19 de TecSalud.

"El primer paso es la extracción de RNA (ácido ribonucleico, que es material genético) de la muestra y correr una serie de controles. Los controles son aspectos técnicos que, básicamente, nos van validando lo que estamos haciendo, nos dicen que lo que se hizo se hizo correctamente".

La segunda parte consiste en la búsqueda de los genes del SARS-CoV-2.

De manera general, señala, lo que la PCR detecta es la expresión de tres genes que codifica el patógeno. El tener al menos dos de estos tres es suficiente para decir que la prueba es positiva o es detectado el virus.

Una vez más, afirma Martínez Reséndez, se corren controles para asegurar que el proceso en esta segunda etapa se hizo adecuadamente, para después comunicar los resultados al interesado.

Si bien estos pasos tardan entre cinco y ocho horas en completarse, el tiempo añadido que toma la transportación de las muestras al laboratorio y la saturación de muestras por analizar ante la alta demanda del test hace que los pacientes obtengan la respuesta de su prueba 24, 72 y hasta 120 horas después de habérsela realizado, según la capacidad instalada en los distintos laboratorios, añade Martínez Reséndez.