PUBLICIDAD

Internacional

Enfrenta Erdogan su mayor prueba: ganar un tercer mandato

Una crisis del costo de vida ha enojado a muchos votantes

The New York Times

miércoles, 10 mayo 2023 | 19:06

Associated Press | Una mujer se toma una selfie con un cartel del presidente turco

PUBLICIDAD

Estambul.- Memis Akbulut, un vendedor de teléfonos celulares, enumeró las razones por las que el presidente Recep Tayyip Erdogan podría contar con su apoyo en las elecciones del domingo que podrían cambiar drásticamente el rumbo del país: es carismático, un líder mundial que ha fortalecido las defensas de Turquía y luchó contra el terrorismo.

Y gracias a una regulación que Erdogan impulsó en los meses previos a la votación, Akbulut pronto recibirá una pensión anticipada del Gobierno, a los 46 años.

"Todo es un 10", dijo recientemente en la ciudad central de Kayseri. "Votaré por el presidente. ¿Hay alguien más?".

Las elecciones presidenciales y parlamentarias se perfilan como la lucha electoral más dura de Erdogan durante sus dos décadas como político predominante en Turquía.

Una crisis del costo de vida ha enojado a muchos votantes, y su Gobierno está acusado de administrar mal la respuesta inicial a los catastróficos terremotos de febrero.

Encuestas recientes sugieren una carrera reñida y, tal vez, incluso una derrota para el mandatario, en el cargo desde 2014. Fue primer ministro previamente desde 2003.

Cuando Erdogan apareció en la escena nacional como un primer ministro joven y dinámico en 2003, él y su partido prometieron un Gobierno competente, servicios confiables y crecimiento económico. Y durante muchos años, lo entregaron.

Los ingresos de los turcos aumentaron a medida que sus ciudades se volvieron más limpias y mejor organizadas.

Entre 2003 y 2013, la economía nacional se triplicó, se construyeron nuevos hospitales, aeropuertos y carreteras en todo el país, y los votantes premiaron a Erdogan en las urnas, eligiéndolo presidente en 2014 y 2018.

La Oposición política ha formado una amplia coalición destinada a derrocarlo. Seis partidos respaldan a un candidato presidencial conjunto, Kemal Kilicdaroglu, un ex funcionario público que prometió deshacer el legado de Erdogan y restaurar la democracia de Turquía.

Los partidarios acérrimos del presidente, que según las encuestas representan alrededor de un tercio del electorado, no ven ninguna razón para que Turquía cambie de rumbo.

Les encanta la grandilocuencia nacionalista de Erdogan, la perspectiva religiosa y las promesas de defender al país contra una serie de fuerzas que ven como amenazas, incluidas las organizaciones terroristas, los activistas por los derechos de los homosexuales, Estados Unidos y la OTAN.

Los críticos del mandatario señalan que el PIB de Turquía comenzó a disminuir hace aproximadamente una década y que la inflación anual, que superó el 80 por ciento el año pasado, ha dejado a muchos turcos sintiéndose más pobres.

La mayoría de los economistas dicen que las políticas financieras poco ortodoxas de Erdogan han exacerbado la crisis.

Y mientras muchos en Occidente ven al presidente como un socio problemático que bloqueó los planes de expansión de la OTAN después de la invasión rusa de Ucrania, sus seguidores más leales ven esas acciones como signos de fortaleza.

"Él no se inclina ante nadie", subrayó Mustafa Akel, de 48 años, un trabajador. "Él construyó barcos. Construyó drones. Si se va, el que lo reemplace va a trabajar para llenarse los bolsillos".

Akel reconoció que Erdogan también se había beneficiado durante su tiempo en el poder, pero dijo no importarle. "No creo que nadie más pueda gobernar este país", apuntó.

Muchos votantes expresaron su frustración con la actual administración de la economía por parte de Erdogan, pero pocos dijeron que se cambiarían a la Oposición debido a eso.

Ali Durdu, quien estaba de compras con su familia en un mercado al aire libre, manifestó que había votado por el presidente durante mucho tiempo, pero que está molesto por los altos precios, por lo que no participará en esta elección.

Su esposa, Merve, también se dijo enojada con Erdogan, aunque señaló que votará por él de todos modos. "El presidente tiene sus errores", reconoció. "Pero él es lo mejor de lo peor".

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search