Internacional

El impulso mundial de las vacunas conduce a una nueva carrera, esta vez por las jeringas

Funcionarios de Estados Unidos y la Unión Europea han dicho que necesitan más

The New York Times

The New York Times

viernes, 05 marzo 2021 | 17:45

Estados Unidos— A medida que los países se esfuerzan en asegurar suficientes dosis de vacunas para ayudar a poner fin a la pandemia, se desarrolla una nueva competencia: las jeringas para administrarlas.

Funcionarios de Estados Unidos y la Unión Europea han dicho que necesitan más. Y en enero, Brasil restringió las exportaciones de jeringas y agujas cuando sus esfuerzos de vacunación fueron insuficientes.

Para complicar aún más el desafío, no cualquier jeringa será suficiente.

Japón reveló el mes pasado que podría tener que descartar millones de dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech si no podía asegurar suficientes jeringas capaces de extraer una sexta dosis de los viales. En enero, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) advirtió a los proveedores de atención médica en los Estados Unidos que podían extraer más dosis de los viales de Pfizer después de que los hospitales descubrieron que algunos contenían suficiente para una sexta, o incluso una séptima inyección.

El mundo necesita entre ocho mil millones y 10 mil millones de jeringas solo para las vacunas contra el Covid-19, dicen los expertos.

Las naciones más ricas, como Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia y Alemania, invirtieron miles de millones en el desarrollo de vacunas, pero se ha invertido poco dinero público en expandir la fabricación de jeringas.

Becton, Dickinson and Company, que es el mayor fabricante de jeringas del mundo y que tiene su sede en Nueva Jersey, dijo que producía 2 mil por minuto para satisfacer pedidos de más de mil millones.

Estados Unidos es el mayor fabricante de jeringas del mundo, según Fitch Solutions, una firma de investigación. Estados Unidos y China están codo con codo en las exportaciones. Si bien la India es un actor pequeño a nivel mundial, Hindustan Syringes & Medical Devices, en Ballabgarh, uno de los fabricantes de jeringas más grandes del mundo, invirtió millones de dólares en preparar sus fábricas de jeringas para la oleada de vacunas.

Rajiv Nath, el gerente de la compañía, agregó 500 trabajadores a sus líneas de producción, que producen más de 5 mil 900 jeringas por minuto en un polvoriento distrito industrial a las afueras de Nueva Delhi. Con los domingos y días festivos libres, la compañía produce casi 2.5 mil millones al año y planea escalar hasta tres mil millones para julio.

Nath ha vendido 50 millones al gobierno japonés, dijo, y más de 400 millones a India para su campaña de vacunación contra el Covid-19, una de las más grandes del mundo.

Hay más esperando en la fila, incluida la UNICEF. En noviembre, la agencia de las Naciones Unidas para los niños se acercó para decir que estaba buscando jeringas desesperadamente. Y no cualquiera serviría. Debían ser más pequeñas de lo habitual y romperse si se usaban por segunda vez, para evitar la propagación de enfermedades a través de la reutilización accidental.