Internacional

El 'fiasco' de las vacunas daña la credibilidad de Europa

Solo alrededor del 11% de la población del bloque ha recibido al menos una inyección de la vacuna, en comparación con el 47% en Gran Bretaña

The New York Times

viernes, 02 abril 2021 | 08:23

Associated Press | Una mujer griega recibe la vacuna

Nueva York— Durante décadas, la Unión Europea se ha vendido a sí misma no solo como el mejor antídoto para otra guerra europea, sino como "la Europa que protege", argumentando que, por su tamaño colectivo y soberanía compartida, brindará una vida mejor, más larga y más próspera a todos. Con el lanzamiento de la vacuna en el caos, esa promesa ahora parece vacía y corre el riesgo de socavar la credibilidad del bloque cuando se trata de desafíos importantes.

Hasta ahora, solo alrededor del 11 por ciento de la población del bloque ha recibido al menos una inyección de la vacuna, en comparación con el 47 por ciento en Gran Bretaña y el 30 por ciento en Estados Unidos.

A medida que los países europeos se encierran nuevamente en una nueva ola del virus, la reputación y la credibilidad de la Unión Europea y su brazo ejecutivo, la Comisión Europea, están en juego.

Bruselas siempre se ha enorgullecido de su establecimiento de normas tecnocráticas para el mundo, pero acaba de perder a Gran Bretaña, la quinta economía más grande del mundo, e incluso antes de la pandemia, sufría un bajo crecimiento y una participación cada vez menor en el comercio mundial.

Después de cada crisis, ya sea Kosovo o el desastre de la deuda del euro, la respuesta habitual es "más Europa". Pero a menos que Bruselas pueda cambiar las cosas rápidamente, su crisis de vacunas puede hacer que los estados miembros se resistan a otorgar más autoridad a la Comisión Europea.

“Esto ha sido catastrófico para la reputación de la Unión Europea”, dijo Mark Leonard, director del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores.

Incluso Guy Verhofstadt, miembro del Parlamento Europeo y feroz federalista europeo, calificó el desempeño de la Comisión como "un fiasco".

Al comienzo de la crisis, cuando las naciones erigieron fronteras y acumularon equipos de protección, cubrebocas y batas, hubo un gran deseo de cooperación europea, dijo, “no porque a la gente le gustara la Unión Europea o sus instituciones, sino porque estaban muy ausentes".

Pero la pregunta ahora, dijo, es el arrepentimiento del comprador. "Estados unidos entró en un área sin experiencia ni competencia y se destacó a sí misma”, dijo. "En la mente de muchos que miran al Reino Unido, Estados Unidos e Israel, piensan que lo estamos haciendo mal debido a la cooperación europea, y eso tendrá un impacto corrosivo en otras áreas".

close
search