Internacional

Dispara pandemia pobreza en América Latina

Agencia mexicana predice que hasta 10 millones de personas habrán caído en la pobreza a fines de junio

Associated Press

Reforma

miércoles, 24 junio 2020 | 10:30

Nueva York— La pandemia del coronavirus está afectando enormemente las economías de las naciones más pobres, haciendo que las tasas de pobreza se disparen y erosionando los logros sociales logrados en las últimas dos décadas, particularmente en regiones como América Latina, destacó The Wall Street Journal.

El diario dijo que la agencia antipobreza de México predice que hasta 10 millones de personas habrán caído en la pobreza a fines de junio, y en Perú la cifra probablemente será de 2.5 millones para fin de año según el banco central del país.

El coronavirus se aprovecha de las debilidades en muchos países más pobres. Se propaga rápidamente en vecindarios densamente poblados donde la higiene es un desafío. Las personas que trabajan como jornaleros y en el sector informal no pueden quedarse en casa si quieren alimentar a sus familias, indicó la publicación.

América Latina es el nuevo y sombrío centro de la pandemia, con más de dos millones de personas infectadas y 100 mil muertes. La región, con más de 30 países desde el Río Grande en el norte hasta Tierra del Fuego en el sur, tiene el 8 por ciento de la población mundial, pero representó el 47 por ciento de las muertes por coronavirus registradas en las últimas dos semanas, destacó el Journal.

Mencionó que los expertos en enfermedades infecciosas temen que América Latina sea un presagio de lo que vendrá en India y otros países en desarrollo, ya que las muertes disminuyen en gran parte del mundo desarrollado.

Además de eso, en América Latina, existe una desconfianza generalizada hacia el gobierno, lo que ha llevado a muchas personas a dudar de las advertencias oficiales sobre los peligros de Covid-19 y evitar los hospitales. Y a diferencia de algunos países ricos, las pruebas son irregulares y la atención hospitalaria es desigual y de difícil acceso.

México es el que menos hace pruebas de cualquier nación importante, con solo 3.3 pruebas por cada mil personas, Colombia tiene 12.2 y Argentina tiene 6.5, según Our World in Data. En los Estados Unidos, la cifra es 83.

Los gobiernos están tambaleándose al enfrentar los desafíos de la pandemia con recursos limitados, mientras millones de personas y empresas los presionan para abandonar los bloqueos y reabrir las economías.

La enfermedad ha golpeado a los dos gigantes de América Latina, Brasil y México. Ambos están dirigidos por presidentes, Jair Bolsonaro, en Brasil y Andrés Manuel López Obrador, en México, quienes han minimizado los peligros del virus, se han mostrado escépticos ante los consejos científicos y han presionado para que se reabran las economías.

Los expertos en salud señalan que su enfoque relajado ha confundido a los ciudadanos, y algunos se apegan a las medidas de autoaislamiento, mientras que otros siguen la vida como si no hubiera una pandemia.

"En Brasil y México hubo una decisión ejecutiva de no controlar esto", dijo Irene Bosch, una científica del MIT que trabaja en América Latina para los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades con sede en Atlanta.

"Uno termina en una situación en la que nada funciona para controlar la pandemia. El resultado es la muerte".

Bolsonaro ha defendido su enfoque, diciendo que las vidas no tienen precio pero que la economía y el empleo deben volver a la normalidad. El Presidente de México ha dicho repetidamente su Gobierno logró "domesticar la pandemia".

Las proyecciones de varias universidades brasileñas estiman que el país está en camino de superar a EU en muertes totales en algún momento durante el verano. La Universidad de Washington proyecta 165 mil 960 muertes en Brasil a principios de agosto, en comparación con 145 mil 728 en EU.

México, con más de 22 mil muertes, está viendo la enfermedad arrasar ciudades en la frontera norte del País, donde cientos de miles de trabajadores de fábricas volvieron a sus trabajos después de que se levantaron los cierres voluntarios a principios de junio.

En México, las personas desconfían tanto de la atención de salud pública que muchas familias de pacientes de Covid evitan llevarlos al hospital hasta que están gravemente enfermos, en cuyo punto a menudo es demasiado tarde, dicen los médicos.

La desconfianza también es alta en Perú, pero el Gobierno de ese país instituyó un bloqueo estricto y siguió el protocolo internacional. No importaba. La gente acudió en masa a los mercados. Perú ahora tiene más de 8 mil 200 muertes y 257 mil casos, más que Italia y España.

El Journal dijo que hay historias de éxito en la región. En Medellín, la segunda ciudad más grande de Colombia, el Alcalde está utilizando una aplicación de teléfono inteligente en la que los residentes brindan información a los funcionarios para que puedan rastrear y controlar más fácilmente la propagación del virus. Solo siete han muerto.