Internacional

Desviar un asteroide antes de que golpee la Tierra puede tener múltiples impactos

Científicos tienen una respuesta al gran desafío

The New York Times

lunes, 30 agosto 2021 | 14:59

Tomada de internet | Imagen ilustrativa

Nueva York— Probablemente haya una gran roca espacial allá afuera, en algún lugar, que tenga a la Tierra en su punto de mira. De hecho, los científicos han detectado a un candidato, Bennu, que tiene una pequeña posibilidad de chocar contra nuestro planeta en el año 2182. Pero ya sea Bennu u otro asteroide, la cuestión será cómo evitar un encuentro cósmico muy desagradable.

Durante casi 20 años, un equipo de investigadores se ha estado preparando para tal escenario. Usando un arma especialmente diseñada, dispararon repetidamente proyectiles a meteoritos y midieron cómo las rocas espaciales retrocedían y, en algunos casos, se rompían. Estas observaciones arrojan luz sobre cómo un asteroide podría responder a un impacto de alta velocidad destinado a desviarlo de la Tierra.

En la reunión anual 84 de la Sociedad Meteorítica celebrada en Chicago este mes, los investigadores presentaron los hallazgos de toda esa puntería de alto poder. Sus resultados sugieren que si somos capaces de derribar un asteroide de nuestro planeta podría depender del tipo de roca espacial a la que nos enfrentemos y de cuántas veces lo golpeemos.

En la década de 1960, los científicos comenzaron a considerar seriamente qué hacer con un asteroide en curso de colisión con nuestro planeta. La idea principal en ese entonces era lanzar un proyectil que rompería la roca espacial en pedazos lo suficientemente pequeños como para arder en la atmósfera de la Tierra, dijo George Flynn, físico de la Universidad Estatal de Nueva York, Plattsburgh. Pero desde entonces los científicos se han dado cuenta de que lograr un impacto tan directo y catastrófico es un desafío serio.

“Resulta que eso es muy difícil”, dijo Flynn.

El pensamiento es diferente hoy, y tampoco es la versión de Hollywood con una bomba nuclear. Más bien, la idea principal actual es empujar a un lado un asteroide entrante. La forma de hacer eso, los científicos coinciden en general, es establecer deliberadamente una colisión entre un asteroide y un objeto mucho más pequeño y menos masivo. Esta colisión, conocida como desviación de impacto cinético, altera levemente la trayectoria del asteroide, con la intención de que su órbita cambie lo suficiente como para pasar inofensivamente por la Tierra.

“Puede que apenas falle, pero apenas fallar es suficiente para estar a salvos”, dijo el Dr. Flynn.

close
search