PUBLICIDAD

Internacional

Despiden a Isabel II; empieza nueva era

Fue un símbolo de fortaleza y unidad por más de siete décadas

Estefanía Escobar / Agencia Reforma

lunes, 19 septiembre 2022 | 06:00

Associated Press | Foto inédita de la soberana, difundida ayer por el Palacio de Buckingham

PUBLICIDAD

Ciudad de México– Reino Unido dice hoy adiós a la Reina Isabel II, quien por más de siete décadas representó un símbolo de estabilidad, fortaleza y unidad no sólo al interior del país, sino frente al mundo.

El país termina así 10 días de luto en el que las flores y las velas tapizaron paredes del Palacio de Buckingham y ríos de gente acudieron, desde Escocia hasta la capital británica, a despedirse de la monarca, que a sus 96 años murió instalada en el corazón de gran parte de los británicos.

PUBLICIDAD

“Hay personas que nacieron con la reina Isabel II e incluso algunos murieron con ella. No conocieron a ninguna otra reina. La pusieron en el corazón del espíritu británico, de los valores y las tradiciones británicas”, comentó en entrevista Dámaso Morales, coordinador del Centro de Estudios Europeos de la UNAM.

Pero el debate sobre la permanencia de la monarquía británica o un cambio al republicanismo toma cada vez más fuerza a medida que su sucesor e hijo, el Rey Carlos III, de 73 años, se instala en el trono y crecen los cuestionamientos sobre el pasado colonial y racista de la Corona, así como sobre la capacidad del nuevo monarca para llenar el vacío que deja su madre.

Hace 10 años, una encuesta de YouGov mostró que casi el 75 por ciento de los británicos estaba a favor de “continuar con la monarquía”, una cifra que se redujo a 60 por ciento a principios de este año.

Y aunque la popularidad personal de la reina superaba el 80 por ciento antes de su muerte, el apoyo a Carlos era mucho menor en ese momento, del 54 por ciento.

“La figura de Isabel II durante 70 años se hizo tan poderosa en su labor de jefa de Estado, diplomática, protocolaria, caritativa, y aparte su imagen en los símbolos nacionales, como en las monedas, y adicionalmente toda la mercadotecnia que estaba detrás de la Casa Real, hizo que fuera una figura importantísima”, detalló Morales.

“Esto quizá también signifique una debilidad al ahora rey Carlos III, porque, en efecto, durante tantos años su mamá fue tan importante, tan fuerte, tan omnipresente que no permitió que creciera la propia figura de Carlos”.

Isabel II no sólo era la jefa de Estado de Reino Unido, sino que presidía la Commonwealth, o Mancomunidad de Naciones, una alianza de cooperación económica de 54 países, la mayoría repúblicas, y que la reina impulsó para mantener un espíritu de unidad y cooperación.

Y, particularmente, la cabeza de la Corona británica es la actual cabeza de Estado en Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Jamaica y otra decena de naciones que alguna vez fueron colonias británicas y que ahora son naciones soberanas, los llamados Commonwealth realms (reinos de la Mancomunidad).

El fallecimiento podría representar un punto de inflexión para esas 14 naciones. Según Morales, está por verse hasta dónde estos países guardaban respeto y amor hacia la reina como persona que hacia la institución de la realeza en sí.

Los llamados ya están tocando la puerta. Horas después de la proclamación de Carlos III como rey, el primer ministro de Antigua y Barbuda anunció que el país caribeño celebrará un referendo para decidir si mantiene al monarca británico como su jefe de Estado o si se convierte en una república.

En Australia, la senadora indígena Lidia Thorpe, quien en su juramentación este año llamó “colonizadora” a Isabel, también ha impulsado el debate.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search