Desafiando sanciones de EU, China y otros países compran petróleo iraní

El castigo impuesto por Estados Unidos tiene el fin de asfixiar la principal fuente de ingresos de Teherán

The New York Times
jueves, 15 agosto 2019 | 07:40
The New York Times |

New York.- China y otros países están recibiendo envíos de petróleo de un mayor número de barcos petroleros iraníes de lo que se sabía con anterioridad, desafiando las sanciones impuestas por Estados Unidos que tienen el fin de asfixiar la principal fuente de ingresos de Teherán, según una investigación realizada por The New York Times.

The Times examinó los movimientos de más de 70 barcos petroleros iraníes desde el 2 de mayo, cuando las sanciones estadounidenses entraron en vigor.

Doce embarcaciones cargaron petróleo después del 2 de mayo y lo entregaron a China o al Mediterráneo Oriental, donde los compradores pudieron haber sido Siria o Turquía. Se sabía que solo algunos de estos 12 barcos cargueros habían entregado recientemente petróleo iraní, y un analista dijo que la escala de los envíos documentados por la investigación de Times es mayor de lo que se sabía públicamente.

El flujo continuo de petróleo pone énfasis la dificultad que ha tenido la administración de Trump para hacer valer sus sanciones y que las exportaciones de petróleo iraní lleguen a cero tras romper lazos con aliados y asociados en torno las medidas que conciernen a Irán. El gobierno de Obama había trabajado con China, Rusia y otros tres aliados europeos en el acuerdo del 2015 destinado a restringir la capacidad de Irán para crear un programa nuclear. La decisión del presidente Trump de retirarse del acuerdo e imponer sanciones fue rechazada por estos países.

“No se puede hacer este tipo de amenazas si no se pueden poner en práctica”, dijo Richard Nephew, académico de la Universidad de Columbia y ex funcionario de la Casa Blanca y el Departamento de Estado que ayudó a hacer cumplir las sanciones impuestas a Irán durante la administración de Obama. El presidente Barack Obama no tenía el objetivo de reducir las exportaciones de petróleo de Irán a cero mientras presionaba a Teherán a que negociara.