Internacional

Dejan familias último territorio de ISIS en Siria

Civiles furiosos elogiaron al grupo extremista y corean 'el Estado Islámico permanecerá'

Associated Press
miércoles, 06 marzo 2019 | 10:30

Baghouz.- Civiles furiosos que abandonaban el miércoles el último retazo de territorio sirio en poder del Estado Islámico elogiaron al grupo extremista y corearon ``el Estado Islámico permanecerá``, en una muestra de la actitud desafiante de los milicianos y sus partidarios ante la inminencia de su derrota.

No había señales de combate el miércoles, lo que permitió las evacuaciones desde el último reducto del Estado Islámico en Baghouz, una aldea del este de Siria. Periodistas de The Associated Press en el lugar vieron columnas de camionetas, motos y gente a pie, en lo que parecía ser la evacuación de un grupo.

Las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), el grupo respaldado por Estados Unidos que encabeza la lucha contra el grupo extremista, realiza diversas operaciones militares para presionar a los milicianos que se resisten a rendirse, alternadas con pausas para permitir la evacuación de civiles.

Miles de personas han salido de Baghouz en los últimos días ante el asalto de la coalición encabezada por Estados Unidos y sus socios en el terreno. Con la ola más reciente de evacuaciones se acerca la derrota final del el grupo Estado Islámico por las FDS kurdas, tras una campaña de cuatro años contra el llamado ``califato`` que llegó a controlar un territorio enorme en Siria e Irak.

El miércoles, un grupo de mujeres en un puesto de recepción instalado en el desierto a cargo de oficiales de las FDS, se mostraban alborotadas, agresivas y desafiantes, elogiaban de viva voz al Estado Islámico y gritaban con furia hacia los periodistas. Una mujer alzó su zapato en su dirección.

Una mujer iraquí de 30 años dijo que su bebita de un mes, que estaba enferma, murió de frío durante la noche en la recepción.

``Yo sólo quería salir para darle tratamiento``, dijo la mujer, que se identificó como Um Fatima. Maldijo a las FDS y dijo antes de alejarse: ``El Estado Islámico permanecerá y crecerá, si Dios quiere``.

Muchos de los que salían el miércoles parecían ser esposas e hijos de los milicianos.

Loubna, de 30 años, oriunda de la ciudad siria de al-Bab, dijo que había muchos cadáveres en las calles del reducto de ISIS, muertos debido al incendio de un depósito de municiones provocado por un ataque aéreo de la coalición. El fuego persistía a pesar de los días transcurridos.

Loubna dijo que su esposo, que es sirio, optó por quedarse. Combatirá hasta el fin y está dispuesto a inmolarse, dijo. ``Dios enviará ayuda``, añadió. Loubna dijo que no cree que volverá a ver a su esposo y que criará a sus cinco hijos para que sean yihadistas.