Deja H&M de comprar cuero brasileño por incendios en la Amazonía

La tienda minorista expresó su preocupación acerca de que la industria ganadera del país haya contribuido a la deforestación de la selva amazónica

The New York Times
viernes, 06 septiembre 2019 | 11:34

Río de Janeiro.- H&M, la segunda tienda minorista de moda más grande del mundo, anunció el 5 de septiembre que había dejado de comprar cuero de Brasil debido a las preocupaciones acerca de que la industria ganadera del país haya contribuido a la deforestación de la Amazonía. 

El anuncio de este veto temporal es el segundo que recibe Brasil desde que el aumento de los incendios en la selva este año provocó indignación en todo el mundo. La semana pasada, VF Corporation, que incluye marcas internacionales como Timberland y The North Face, anunció una suspensión temporal de las compras de cuero brasileño hasta que sus proveedores puedan comprobar que no estuvieron vinculados con daño ambiental alguno.

Hasta ahora se han detectado casi cincuenta mil incendios en la Amazonia brasileña este año, la cifra más alta en casi una década. Aunque hay incendios todos los años durante la temporada seca, cuando los campesinos y los acaparadores de tierras talan árboles para sembrar cultivos o pastorear ganado, el aumento actual coincide con las nuevas políticas del presidente Jair Bolsonaro que han fomentado un mayor acceso a tierras protegidas.

Aunque no está claro qué porcentaje del cuero exportado por Brasil está vinculado con la deforestación de la Amazonia, los investigadores relacionan gran parte de este producto con la tala de la selva para tener tierras de pastura. Un informe de 2016 de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura vinculó el 80 por ciento de la deforestación del país con el pastoreo de ganado.

El aumento repentino de incendios provocó que los líderes y las celebridades de todo el mundo emitieran alertas acerca del futuro de la selva tropical más grande del mundo. Muchos señalaron como responsables a las políticas de Bolsonaro, que también incluyeron recortar el presupuesto de las agencias de protección ambiental.

El 31 de agosto, Bolsonaro restó importancia a las preocupaciones de que haya un boicot al indicar que solo era algo de “presión” y que era “parte del juego”.

“Esto es normal en todo el mundo”, le dijo al diario O Estado de São Paulo.

La semana pasada, Bolsonaro firmó una orden ejecutiva que prohíbe los incendios durante la temporada seca en la Amazonia. El gobierno también envió a las fuerzas militares para combatir los incendios en la selva amazónica, aunque miles de ellos continúan ardiendo.

La semana pasada, los fondos de previsión de Suecia y Noruega anunciaron que habían comenzado a investigar si las empresas internacionales que tienen inversiones en la Amazonia estaban haciendo lo que les corresponde para salvar la selva tropical.

El fondo noruego de previsión mencionó que estaba investigando a compañías comerciales estadounidenses importantes con operaciones considerables en Brasil, como Cargill y Bunge.

H&M ya había establecido requisitos para asegurar que el cuero sin curtir y la piel utilizada en sus productos no proviniera de ganado criado en la Amazonia, dijo una portavoz en un correo electrónico el 5 de septiembre. El veto de H&M contra todo el cuero brasileño seguirá vigente “hasta que haya sistemas de verificación confiables para comprobar que el cuero no contribuye al daño ambiental en la Amazonia”, señaló la empresa.

La portavoz agregó que “una muy pequeña” cantidad del cuero del minorista proviene de Brasil y que la mayoría llega desde Europa, pero no pudo proporcionar más detalles de manera inmediata. El veto se extenderá a todas las marcas de H&M, que incluyen & Other Stories y Cos.

H&M, con sede en Estocolmo, tiene miles de tiendas en más de setenta mercados. Debido al tamaño de la compañía, incluso decisiones menores sobre su cadena de suministro pueden tener efectos de gran alcance.

Al mismo tiempo, los minoristas de moda rápida como H&M han atraído cada vez más críticas en los últimos años por su impacto ambiental debido a que su ropa barata y desechable genera gran cantidad de basura. Algunas empresas han respondido de manera parcial introduciendo programas de reciclaje y publicitando nuevas iniciativas de sustentabilidad.