PUBLICIDAD

Internacional

Considera Putin al Estado ucraniano una ficción

El mandatario dijo que el líder revolucionario bolchevique, Vladimir Lenin, dotó al país por error de un sentido de estado al permitirle la autonomía

The New York Times

martes, 22 febrero 2022 | 13:22

Associated Press

PUBLICIDAD

Moscú.- En su discurso a la nación rusa este lunes, el presidente Vladimir V. Putin apoyó su caso para codificar la escisión de dos territorios rebeldes de Ucrania al argumentar que la idea misma de un Estado ucraniano era una ficción.

Con la convicción de un autoritario libre de matices históricos, Putin declaró que Ucrania era un invento del líder revolucionario bolchevique, Vladimir Lenin, quien dijo que había dotado a Ucrania por error de un sentido de estado al permitirle la autonomía dentro del recién creado estado soviético.

PUBLICIDAD

“La Ucrania moderna fue creada total y completamente por Rusia, más específicamente por la Rusia bolchevique y comunista”, dijo Putin. “Este proceso comenzó inmediatamente después de la revolución de 1917 y, además, Lenin y sus asociados lo hicieron de la manera más descuidada en relación con Rusia: dividiendo, arrancando pedazos de su propio territorio histórico”.

Como una lectura errónea de la historia, fue extrema incluso para los estándares de Putin, un exmiembro de la KGB que ha declarado el colapso de la Unión Soviética como la mayor catástrofe geopolítica del siglo XX.

Ucrania y Rusia comparten raíces que se remontan al primer estado eslavo, Kievan Rus, un imperio medieval fundado por vikingos en el siglo IX.

Pero la realidad histórica de Ucrania es complicada, una historia milenaria de religiones, fronteras y pueblos cambiantes. La capital, Kiev, se estableció cientos de años antes que Moscú, y tanto los rusos como los ucranianos la reclaman como el lugar de nacimiento de sus culturas, religión e idioma modernos.

Kiev estaba idealmente situada a lo largo de las rutas comerciales que se desarrollaron en los siglos IX y X, y floreció solo para ver disminuir su influencia económica a medida que el comercio se trasladaba a otros lugares. Las numerosas conquistas de las facciones en guerra y la diversa geografía de Ucrania, con tierras de cultivo, bosques y un entorno marítimo en el Mar Negro, crearon un tejido complejo de estados multiétnicos.

De hecho, la historia y la cultura de Rusia y Ucrania están entrelazadas: comparten la misma religión cristiana ortodoxa y sus idiomas, costumbres y cocinas nacionales están relacionados.

Aun así, la política de identidad ucraniana y el nacionalismo han sido irritantes en Rusia desde la época feudal zarista anterior a la Revolución Rusa. Muchos rusos ven a Ucrania como el “hermano pequeño” de su nación y deberían comportarse en consecuencia.

El este de Ucrania, que estuvo bajo la influencia rusa mucho antes que el oeste, todavía cuenta con muchos hablantes de ruso y personas leales a Moscú. Pero la feliz hermandad de naciones que a Putin le gusta pintar, con Ucrania encajada cómodamente en el tejido de una gran Rusia, es dudosa.

De hecho, partes de la actual Ucrania residieron durante siglos dentro del imperio ruso. Pero otras partes del oeste cayeron bajo la jurisdicción del imperio austrohúngaro, Polonia o Lituania.

“El argumento de hoy de Putin de que Ucrania está históricamente subsumida por Rusia simplemente no es correcto”, dijo Cliff Kupchan, presidente de Eurasia Group, una organización de consultoría de riesgo político. Si bien los temas del discurso de Putin no eran nuevos para el líder ruso, dijo Kupchan, “la amplitud y vehemencia con la que persiguió todo lo ucraniano fue notable”.

El gobierno soviético recién creado bajo Lenin, que atrajo gran parte del desprecio de Putin este lunes, eventualmente aplastaría al naciente estado ucraniano independiente. Durante la era soviética, el idioma ucraniano fue desterrado de las escuelas y se permitió que su cultura existiera solo como una caricatura de dibujos animados de cosacos bailando con pantalones hinchados.

Putin también argumentó este lunes que el mito de Ucrania se vio reforzado por el desmoronamiento del gobierno soviético de Mikhail Gorbachev, que permitió que Ucrania se liberara del control de Moscú. Fue un Moscú debilitado el que “dio” a Ucrania el derecho a independizarse de la Unión Soviética “sin términos ni condiciones”.

“Esto es una locura”, dijo.

No fue Moscú quien concedió la independencia de Ucrania en 1991, sino el pueblo ucraniano, que votó rotundamente a favor de abandonar la Unión Soviética en un referéndum democrático.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search