Internacional

Condenan en Alemania a exsoldado nazi

Fue encontrado culpable de 5 mil 230 cargos de asesinato en el campo de concentración de Stutthof

Associated Press

The New York Times

jueves, 23 julio 2020 | 07:19

Berlín— Un tribunal alemán condenó este jueves a un hombre de 93 años por ayudar a los nazis a asesinar a miles de personas mientras se desempeñaba como guardia de un campo de concentración hace más de 75 años, en lo que podría ser uno de los últimos veredictos dictados a un participante vivo en el Holocausto.

El tribunal del estado de Hamburgo encontró a Bruno Dey culpable de 5 mil 230 cargos de asesinato, uno por cada persona que se cree que fue asesinada en el campo de concentración de Stutthof, al este de Gdansk en Polonia, durante el tiempo que sirvió como guardia allí, desde agosto de 1944 hasta abril de 1945.

Dey, que fue juzgado en un tribunal de menores porque solo tenía 17 años en ese momento, recibió una sentencia suspendida de dos años, lo que refleja el reconocimiento de los fiscales de su contrición y su voluntad de cooperar.

Pero los sobrevivientes y quienes los representan criticaron la sentencia como demasiado indulgente.

"Es insatisfactorio y demasiado tarde", dijo Christoph Heubner, del Comité Internacional de Auschwitz, quien siguió el juicio.

El juicio contra Dey fue el último en un intento de los fiscales por manejar crímenes de la era nazi antes de que sea demasiado tarde. Y llegó en un momento en que el país está luchando para lidiar con un resurgimiento del extremismo de derecha.

Dey apareció en la corte estatal de Hamburgo, sentado en una silla de ruedas y con una máscara quirúrgica azul debido al brote de coronavirus. Miró hacia abajo mientras la jueza leía su sentencia.

"Todavía te ves como un simple observador, cuando en realidad fuiste cómplice de este infierno", dijo la jueza Anne Meier-Goering al acusado mientras leía el veredicto.

En una declaración final, Dey dijo que sentía que era importante expresar sus pensamientos y sentimientos sobre lo que había aprendido durante el juicio, pero también argumentó que se había visto obligado a servir como guardia de las SS en el campo de concentración.

"El testimonio de los testigos y las evaluaciones de los expertos me hicieron darme cuenta del alcance total de los horrores y el sufrimiento", dijo a la corte. “Hoy me gustaría disculparme por aquellos que pasaron por el infierno de esta locura. Algo así nunca debe volver a suceder".