Condenan Colombia y EU muerte de militar venezolano torturado

Rafael Acosta Arévalo se encontraba bajo custodia acusado de estar vinculado a un complot para derrocar a Nicolás Maduro

Associated Press
domingo, 30 junio 2019 | 12:39
|

Caracas.- Los gobiernos de Colombia y Estados Unidos condenaron el domingo la muerte del Capitán de Corbeta venezolano Rafael Acosta Arévalo que se encontraba bajo custodia tras ser detenido por su supuesto vínculo con un complot para derrocar y asesinar al presidente Nicolás Maduro previsto para el 23 y 24 de junio.

El presidente colombiano, Iván Duque, indicó en su cuenta de Twitter que la muerte "fue provocada por torturas en su detención, por cuenta del régimen de Nicolás Maduro. El mundo debe ponerle fin a esa dictadura". El oficial naval murió poco después de comparecer ante un tribunal militar de Caracas.

Por su parte, Kimberly Breier, la principal diplomática de Estados Unidos para las Américas, expresó mediante Twitter que la muerte del oficial de la armada venezolana muestra que nadie está a salvo en el país sudamericano.

"La dictadura es tan despiadada contra los uniformados como lo son contra los civiles", tuiteó Breier. "Nadie está a salvo mientras la dictadura criminal continúe en Miraflores y los servicios de seguridad actúen con impunidad".

Acosta Arévalo, que fue detenido el 21 de junio por fuerzas de seguridad, fue presentado el viernes en el tribunal militar tercero de control en un deplorable estado de salud, afirmó el activista Alonso Medina Roa, miembro del equipo de defensa del militar.

Medina Roa, citando a un testigo de quien no quiso difundir su identidad para protegerlo, indicó a The Associated Press que su cliente fue llevado al tribunal en una silla de ruedas porque no podía sostenerse en pie debido a los intensos dolores, con el cuerpo repleto de escoriaciones, las uñas con restos de sangre y los ojos morados. Debido a la delicada condición de salud del oficial el juez ordenó trasladarlo a un pequeño hospital del Fuerte Tiuna, la mayor instalación militar del país, donde falleció horas después.

La muerte del capitán desató una intensa polémica en el país suramericano y numerosas reacciones de activistas y opositores que exigieron a la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los derechos humanos, Michelle Bachelet, actuar en el caso.

El Ministerio de Defensa de Venezuela, por su parte, a través de un comunicado informó el domingo que Acosta Arévalo fue presentado ante el juez militar del circuito judicial penal militar, con sede en Fuerte Tiuna, y antes de iniciar la audiencia de presentación "se desmayó" y se ordenó "su traslado inmediato" al hospital.

El escrito resaltó escuetamente que "a pesar de brindársele la debida atención médica, falleció".

Agregó el comunicado que la policía judicial y la Dirección Técnico-Científica del Ministerio Público están a cargo de la autopsia a fin de determinar las posibles causas del deceso.

A varias horas de la muerte de Acosta Arévalo las autoridades no han informado sobre las causas que motivaron el deceso del oficial ni han entregado el cuerpo, precisó Medina Roa.

"Ha habido mucho hermetismo", afirmó abogado al reconocer que la última evidencia que se tiene de la condición del militar fue cuando fue llevado al tribunal "muy golpeado", con "muy poca capacidad motor", y dificultades para hablar.

El abogado descartó que Acosta Arévalo presentara alguna dolencia previa a su detención que pudiese haber motivado la muerte, y recordó que el acta policial del arresto indicó que el oficial "sale corriendo" al ser interceptado por las fuerzas de seguridad poco antes de ser capturado a las afueras de la capital.

Acosta Arévalo fue uno de los seis funcionarios, cuatro militares y dos policías judiciales, que fueron apresados en medio de la visita que realizó entre el 19 y 21 de junio a la capital venezolana Bachelet.

Los seis funcionarios fueron implicados con otras ocho personas en un complot que estaba previsto para el 23 y 24 de junio y que contemplaba el presunto asesinato del Maduro; el jefe de la oficialista Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello; la primera dama Cilia Flores, y un grupo de generales, informó esta semana el ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez.

Waleska de Acosta, esposa del militar, anunció desde Bogotá que exigirá la entrega del cuerpo y una autopsia de un médico particular.

La viuda dijo al canal internacional de noticias NTN 24 Venezuela que no tiene planes de venir a Venezuela porque siente mucho temor tras lo ocurrido a su esposo que dejó dos hijos de cuatro y doce años.

"Jamás me imaginé que iban a llegar a esto, asesinar a esta persona porque no está de acuerdo con el régimen", afirmó la esposa del oficial al reconocer que Acosta Arévalo estaba en contra de Maduro, pero sostuvo que siempre actuó apegado a la constitución.

El militar era investigado desde el año pasado tras ser implicado un supuesto complot que se esperaba realizar en las elecciones presidenciales del 20 de mayo, precisó Medina Roa.

El fiscal general, Tarek William Saab, dijo en su cuenta de Twitter que Maduro lo exhortó a realizar una investigación exhaustiva para esclarecer los hechos y garantizó una investigación independiente e imparcial.

Por su parte, el gobierno defendió las actuaciones de las fuerzas de seguridad en el caso del complot y dijo en un comunicado que las investigaciones se han realizado con "respeto absoluto al debido proceso y a los derechos humanos".

Al condenar la muerte del militar, el líder opositor Juan Guaidó expresó que "habrá justicia" y anunció que el caso se llevará instancias internacionales.

"¿Es que no escuchan desde la tumba a sus compañeros?", dijo Guaidó, en un mensaje que difundió en las redes sociales, al hacer un nuevo llamado a los militares a unirse al movimiento opositor para derrocar a Maduro.

Desde que se declaró en enero presidente interino de Venezuela el jefe de la Asamblea Nacional ha hecho varias exhortaciones a la fuerza armada que no han sido atendidas por la mayoría de los uniformados.

La fuerza armada se ha convertido en el principal soporte de Maduro en medio de las crisis que ha sorteado en los últimos años. El gobernante izquierdista enfrentó el 30 de abril un fallido alzamiento militar protagonizado por un pequeño grupo de militares apoyados por Guaidó.

En octubre pasado ocurrió la muerte del concejal opositor Fernando Albán quien falleció tras ser detenido por la policía política. Las autoridades indicaron que Albán murió al lanzarse desde uno de los pisos de la sede capitalina del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN), mientras que la oposición denunció que el concejal pereció a consecuencia de las torturas que recibió de los funcionarios policiales.