Internacional

Cómo lidiar con los baños públicos durante el coronavirus

Son espacios pequeños, mal ventilados y aún se desconoce cuánto material infeccioso puede haber

The New York Times

The New York Times

jueves, 18 junio 2020 | 12:45

Los baños públicos siempre han traído un factor desagradable, especialmente en padres con niños pequeños que tocan todo y se llevan cosas a la boca. Pero en tiempos de pandemia, hay aún más preocupaciones: un estudio confirmó que el coronavirus infeccioso está presente en las heces, algo que se sospechaba, pero no se tenía la certeza.

Todavía no está claro cuánto material infeccioso hay en las heces de una persona con Covid-19, y cuánto tiempo pueden quedar restos en el aire después de que alguien se enjuague, dijo la doctora Yvonne Maldonado, profesora de enfermedades infecciosas pediátricas en la Universidad Stanford.

Dado que muchos baños públicos son espacios pequeños, mal ventilados y con un alto volumen de tráfico, se sienten como un lugar donde las personas podrían estar potencialmente expuestas a material viral. Pero la doctora Maldonado dijo que el riesgo general de un baño público probablemente no sea tan alto como la gente imagina. No se trata del contacto en un área, se trata más de la cantidad de tiempo que una persona ha tenido contacto allí.

"La mayoría de las personas no se sientan en baños públicos durante horas y horas", dijo. "Y, francamente, si observamos los datos sobre la transmisión, algunas de las transmisiones más importantes se producen en el hogar, porque hay muchas áreas táctiles altamente repetitivas con el tiempo". En un baño público, una persona infectada solo toca las superficies una vez, en lugar de una y otra vez.

Agrega que si bien los científicos aún no conocen el riesgo de usar un baño en el que una persona infectada ha estado durante unos minutos, todavía hay acciones de sentido común que los padres pueden tomar. "La mejor manera de lidiar con las superficies es con toallitas desinfectantes y lavado de manos: limpie las manijas de las puertas y los asientos del inodoro", dijo, y agregó que el coronavirus es bastante fácil de inactivar con desinfectante. Las personas, incluidos los niños, también deben usar máscaras dentro de cualquier edificio y mantenerse lo más lejos posible de los demás en el baño. Las gotitas respiratorias siguen siendo una fuente de transmisión mucho mayor que las superficies.

La doctora Tanya Altmann, portavoz de la Academia Estadounidense de Pediatría, dijo que tenía un lema para sus hijos pequeños en baños públicos: “No toques nada, mamá lo hará todo por ti". Ella aconseja que los padres toquen todas las superficies en un baño público, ya sea con una toallita, guantes o papel.

Eso significa que los padres abren la puerta, colocan la cubierta del asiento del inodoro, levantan al niño al inodoro, lo ayudan a limpiar, descargar y abrir la puerta.

Cuando haya terminado, los padres y los niños deben lavarse bien las manos y evitar las máquinas de secado de manos, que pueden hacer estallar las células muertas de la piel y otros materiales en el aire. Abrir la puerta con una toalla de papel tampoco estaría de más.

Para el cambio de pañales en bebés, Altmann aconseja a los padres que traigan una bolsa de basura de plástico para extenderla sobre una mesa para cambiar pañales. Tener los suministros necesarios a mano, toallitas y guantes desinfectantes, significa que no tiene que ir a buscar y tocar superficies mientras cambia un pañal. Y cuando se realiza el cambio, la bolsa de basura se puede enrollar con el pañal, toallitas y guantes, y tirarla a la basura. Otra opción es hacer cambios de pañales afuera, en el césped o en la parte trasera del automóvil.

Pero no le digas a los niños que se aguanten. Aguantar la orina o defecación hasta llegar a un lugar seguro no es saludable, dijo el doctor Richard Jackson, pediatra y profesor emérito de la Universidad de California.

Agregó que la retención de desechos puede conducir a problemas como la disfunción de vaciado. Por supuesto, a veces los niños tienen que aguantarse por un tiempo, “pero no hasta que duela", dijo.