Internacional

Cómo hacer planes cuando todo sigue cambiando

¿Aumento de los casos de coronavirus? ¿Más cierres? Planear algo con más de una semana de anticipación puede parecer inútil

The New York Times

The New York Times

lunes, 07 septiembre 2020 | 13:06

¿Cómo hacer planes cuando es imposible hacer planes?

El suelo bajo nuestros pies está en constante cambio. Planear algo con más de una semana de anticipación puede parecer inútil, casi una tontería, ya que nadie sabe lo que traerá la próxima semana, y mucho menos el próximo mes. ¿Aumento de los casos de coronavirus en tu área? ¿Más cierres? ¿Preocupado por los desastres naturales? Y las preocupaciones sobre la salud y el bienestar financiero empeoran las cosas.

“Las preguntas son infinitas. Y las respuestas siempre están cambiando”, dijo Nick Tasler, psicólogo organizacional y autor de libros de ayuda.

“Un día la OMS recomienda esto, y al día siguiente el C.D.C. recomienda algo más”, dijo Tasler. “Un día la economía se está abriendo de nuevo. Una semana después, vuelve a cerrar.

"Y todo esto cambia no solo día a día, sino país por país, estado por estado".

Es suficiente para agotar a cualquiera.

Saber reaccionar cuando nuestros planes fallan, según los expertos, es fundamental para recalibrar. Afortunadamente, existen estrategias que podemos tomar para ayudarnos a sobrellevar la vida en situaciones tan cambiantes.

Supera las barreras mentales

Durante un revés, es fácil quedarse atrapado en sentimientos de pánico y decepción. Una de las cosas psicológicamente más discordantes para muchos de nosotros en este momento, dijo Tasler, es el trastorno radical en nuestras rutinas diarias.

Pero la clave para la agilidad mental y no caer en una espiral de ansiedad, dijo Tasler, es recordarnos a nosotros mismos que está bien cambiar de rumbo. Una forma de lograr este cambio de mentalidad es utilizar una técnica llamada distanciamiento temporal, que es como tener acceso a tu propia máquina del tiempo personal donde puedes trascender el aquí y ahora y visualizar el futuro. Tasler sugiere cerrar los ojos y preguntarse: "En 10 años, ¿cómo querré recordar haber contado la historia de cómo respondí a esta crisis?"

La doctora Roxane Cohen Silver, profesora de psicología en la Universidad de California, estuvo de acuerdo en que enfocarse en el futuro en lugar del pasado es lo que en última instancia nos ayuda a enfrentar las experiencias difíciles.

No subestimes tu capacidad para adaptarte

Aquellos de nosotros que somos planificadores en serie a menudo nos atascamos en repetir nuestras pérdidas, en lugar de confiar en nuestra capacidad para encontrar nuevas soluciones. Pero operar desde un lugar de miedo no nos permite aprovechar todas nuestras capacidades cognitivas, dijo Margie Warrell, experta en liderazgo.

Esta mentalidad también "socava la calidad de nuestra toma de decisiones, sofoca nuestra creatividad y deteriora nuestra capacidad para tomar las acciones más constructivas que tenemos dentro de nosotros", agregó.

Si nos aferramos obstinadamente a planes cancelados, por ejemplo, no vamos a dejar espacio para que surjan nuevas posibilidades.

Actúa, no importa lo pequeño de tus actos

Cuando nos enfrentamos a un cambio inesperado, tomar medidas inmediatas para mejorar nuestra situación puede ayudarnos a cambiar rápidamente de rumbo. “La clave es empezar de una forma casi estúpida”, dijo Tasler. "Elija algo que sea tan fácil y tan seguro de lograr que sea casi cómico".

La idea no es que ninguno de estos pequeños actos resuelva tu problema, "sino que harán que la bola de nieve psicológica comience a rodar en tu mente, restaurando constantemente tu sentido común y reavivando la creencia de que lo que haces es importante", dijo Tasler.

Añadió: "En un corto período, tu estado mental cambiará y estarás listo para enfrentar los desafíos más grandes y significativos".

Replantea tu situación

“Replantearse un cambio inesperado, es decir: puedo aprender de esto y espero que mi futuro sea mejor”, dijo Benjamin Hardy, psicólogo organizacional.

También ayuda saber que esto le está sucediendo a todas las personas del mundo.

Para Charlie Gilkey, entrenador de productividad, "La gracia que todos tenemos ahora es que los planes de todos están en muy mal estado".

“Este es el mejor momento para practicar la comunicación proactiva, para practicar la actualización de nuestros planes y tener una mentalidad flexible”, dijo.

Y sin importar nuestra situación, dijo Tasler, siempre podemos detenernos y tomarnos un respiro para preguntarnos: “¿Quiero contar la historia de mi miedo? ¿O quiero contar la historia de mi fuerza de carácter? ¿Y qué significa eso para cómo me siento hoy?"