PUBLICIDAD

Internacional

Ciudadanos rusos, escépticos de que Putin invadirá Ucrania

Tanto expertos como gente común coinciden en que Estados Unidos está fomentando el pánico e inventando tensiones por razones políticas

Associated Press

martes, 15 febrero 2022 | 11:20

Associated Press

PUBLICIDAD

Moscú.- Si bien Estados Unidos advierte que Rusia podría invadir Ucrania en cualquier momento, los sonidos de guerra casi no se escuchan en Moscú, donde tanto expertos como gente común se expresan escépticos de que el presidente Vladimir Putin vaya a atacar al país vecino.

El Kremlin ha dicho que las advertencias estadounidenses son “histeria” y “absurdas”, y muchos rusos coinciden en que Washington está fomentando el pánico e inventando tensiones por razones políticas internas.

PUBLICIDAD

Las denuncias de Putin de que la OTAN se está expandiendo “hasta las puertas” de Rusia y se está negando a ponerle atención a las inquietudes de seguridad rusas han encontrado eco entre la población rusa, entre un sentimiento colectivo de animosidad hacia Occidente tras el fin de la Guerra Fría y sospechas sobre sus designios.

Hablando a reporteros después de una llamada telefónica entre Putin y el presidente estadounidense Joe Biden el sábado, el asesor de relaciones internacionales ruso Yuri Ushakov denunció la “histeria” estadounidense y declaró que la situación “ha llegado a un punto absurdo”.

Estados Unidos dice que Rusia ha concentrado 130 mil soldados por el este, oeste y norte de Ucrania y tiene suficiente poder bélico para lanzar una invasión en cualquier momento.

Las autoridades rusas niegan con enojo tener planes de invadir Ucrania y le han restado importancia a las advertencias occidentales sobre su concentración de fuerzas, argumentando que Rusia tiene el derecho de desplegar tropas donde quiera dentro de sus fronteras.

“No entendemos por qué están diseminando información claramente falsa sobre las intenciones rusas”, dijo Ushakov.

En 2014, Rusia se anexó la península ucraniana de Crimea tras la salida del poder de un presidente ucraniano que era afín a Moscú, y empezó a respaldar una insurgencia separatista en la zona industrial del este de Ucrania conocida como el Donbás, donde más de 14.000 personas han muerto en los combates.

La vocera del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, Maria Zakharova, ha asumido un tono más combativo, denunciando las advertencias de Washington y sus aliados como “propaganda de guerra”.

Añadió que Estados Unidos “necesita una guerra a cualquier coste” y que “las provocaciones, la desinformación y las amenazas son sus métodos favoritos para resolver sus propios problemas”.

Denunció las aseveraciones de la inteligencia estadounidense de que Rusia está tramando un pretexto para invadir, comparándolas con el discurso que dio el entonces secretario de Estado Colin Powell ante la ONU en 2003, aseverando que Irak tenía armas de destrucción masiva.

“Los políticos estadounidenses mintieron, están mintiendo y seguirán mintiendo”, aseveró Zakharova.

Ese tipo de retórica ha sido amplificada por la televisión estatal, donde los presentadores denuncian que Estados Unidos tiene designios nefastos y acusan a Washington y sus aliados de tramar operaciones falsas para justificar un ataque de fuerzas ucranianas con el objetivo de recuperar zonas controladas por los separatistas prorrusos en el este del país.

Las encuestas indican que la mayoría de los rusos coinciden con esos puntos de vista.

Más de la mitad de los encuestados por el Levada Center, una firma de opinión pública, consideran a Estados Unidos culpable de la actual crisis en Ucrania, un 15% culpa a Ucrania y solo entre 3% y 4% cree que es culpa de Rusia, mientras que el resto está indeciso, según el director de ese centro, Denis Volkov. Las encuestas de Levada en Rusia tienen un margen de error no mayor de 3,4 puntos porcentuales.

“La mayoría de la gente ve este conflicto como un conflicto entre Rusia y Estados Unidos”, dijo Volkov, añadiendo que algunos encuestados creen que Estados Unidos podría animar a Ucrania a atacar a los rebeldes en el este a fin de arrastrar a Rusia a la lucha.

Cuando se le pregunta si cree que habrá guerra, Anaida Gevorgyan, una habitante de Moscú, le restó importancia al asunto, calificándolo de “propaganda”.

“Rusia nunca hará eso”, expresó Gevorgyan.

“Somos gente buena y hemos vivido juntos en paz por muchos años”, añadió.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search