Internacional

Cierra Brasil el Cristo Redentor por coronavirus

La estatua será cerrada al público durante al menos una semana

Associated Press

Associated Press

miércoles, 18 marzo 2020 | 06:46

Río de Janeiro.- La estatua de Cristo Redentor, que parece mantener el equilibrio en forma increíble en lo alto del cerro del Corcovado, ha resistido lo peor de los elementos durante casi nueve décadas. Ahora también ha sucumbido a la epidemia de coronavirus.

La estatua, de 38 metros (125 pies) de altura y que el año pasado registró casi dos millones de visitantes, fue cerrada el martes al público durante al menos una semana. Para contener la propagación del virus, el Instituto Chico Mendes de Brasil ordenó el cierre de todos los parques nacionales bajo su supervisión, incluido el que alberga al Cristo Redentor.

Al pie de la estatua y durante la niebla de la tarde, los últimos turistas pudieron reunirse en el mirador, que permite una vista panorámica sobre la llamada Ciudad Maravillosa.

Río parece ir perdiendo magnificencia con cada día que pasa debido al nuevo virus. El lunes, los bomberos difundieron con altavoces mensajes grabados en los que exigían a los bañistas quedarse en casa, un día antes de que el gobernador de Río, Wilson Witzel, decretara el estado de emergencia. Los bomberos difundieron el martes los mismos mensajes, aunque difícilmente podría decirse que fuera un día en la playa.

Entre otros aspectos, el decreto de Witzel recomienda que restaurantes y bares limiten su cupo a 30% durante 15 días, que las embarcaciones y autobuses transporten a la mitad de su capacidad de pasajeros, que los centros comerciales cierren y que la gente evite playas y piscinas públicas. El decreto también suspendió las clases, así como actividades y eventos multitudinarios.

“Tenemos miedo, nos sentimos inseguros”, declaró Maurilivia Gomes, una panadera de 35 años que llegó de visita desde el estado de Goiás y viajaba en el tren casi vacío que la llevaba a por la montaña hasta el Cristo. “Estamos tomando las medidas necesarias. Y también vamos a disfrutar donde podamos y transitar por los espacios abiertos porque viajamos desde muy lejos como para quedarnos confinados en una habitación durante cuatro días”.

La empresa que administra el transporte y las instalaciones en el monte Pan de Azúcar en Río, otro destino turístico que capta 1.5 millones de visitantes al año, suspendió el martes sus actividades. Incluso antes del decreto del gobernador, el teleférico del Pan de Azúcar redujo a la mitad, a 32, el número de pasajeros en cada una de sus unidades, las cuales eran limpiadas de inmediato con alcohol en cada viaje, según el director general de la compañía Sandro Fernandes.