PUBLICIDAD

Internacional

Busca Alemania cortar dependencia del gas natural ruso

Tensiones entre Occidente y Rusia por Ucrania obligan a Europa a buscar otras alternativas para abastecerse del combustible

The New York Times

lunes, 14 febrero 2022 | 12:57

The New York Times

PUBLICIDAD

Nueva York.- Durante décadas, Alemania ha sido un consumidor constante de gas natural ruso, una relación que aparentemente se ha estrechado con los años, sobreviviendo a las tensiones de la era de la Guerra Fría, la desintegración de la antigua Unión Soviética e incluso las sanciones europeas contra Moscú por su anexión de Crimea. Hasta este invierno.

Desde noviembre, la cantidad de gas natural que llega a Alemania desde Rusia se ha desplomado, disparando los precios y agotando las reservas. Estos son cambios que Gazprom, el gigante energético controlado por el estado de Rusia, ha estado señalando regularmente.

PUBLICIDAD

“Hasta el 85 por ciento del gas inyectado en las instalaciones subterráneas de almacenamiento de gas de Europa el verano pasado ya se retiró”, dijo Gazprom en Twitter hace un par de semanas, y agregó que “las instalaciones en Alemania y Francia ya están vacías en dos tercios”.

Con las tensiones entre Occidente y Rusia por Ucrania, un país de tránsito clave para el gas ruso, que muestran pocos signos de alivio, el nuevo ministro de Economía y Cambio Climático de Alemania, Robert Habeck, ha comenzado a plantear un problema que era impensable hace solo un año: mirando más allá de Rusia para las necesidades de gas natural del país.

“La situación geopolítica nos obliga a crear otras oportunidades de importación y diversificar la oferta”, dijo la semana pasada Habeck, quien es miembro de los ecologistas Verdes. “Necesitamos actuar aquí y asegurarnos mejor. Si no lo hacemos, nos convertiremos en un peón en el juego”.

Ahora el gobierno está reviviendo los planes para construir una terminal de gas natural licuado, o GNL, en la costa norte de Alemania. Esa propuesta, impulsada durante mucho tiempo por Washington, fue previamente archivada por ser demasiado costosa. Pero en los últimos meses, el gas natural licuado, que llega a través de camiones cisterna gigantes desde Estados Unidos, Qatar y otros lugares, se ha convertido en una fuente vital de combustible para Europa, ya que los suministros provenientes de Rusia han disminuido.

Europa tiene más de dos docenas de terminales de GNL, incluidas las de Polonia, los Países Bajos y Bélgica, pero la propuesta para la costa de Alemania sería la primera del país.

El gobierno también está considerando reglas que exigirían a las empresas de energía mantener un nivel base de gas natural en reserva. La semana pasada, la cantidad de gas natural en los tanques de almacenamiento del país se había reducido entre un 35 y un 36 por ciento, dijo el gobierno, por debajo del nivel considerado necesario a principios de febrero para sobrevivir a una semana de frío intenso. Aproximadamente una cuarta parte de toda la capacidad de gas natural de Alemania se encuentra en instalaciones propiedad de Gazprom, incluido el tanque subterráneo más grande del país.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

close
search