PUBLICIDAD

Internacional

Barco con maíz ucraniano recibe luz verde para ir a Líbano

El primer cargamento que zarpó de Ucrania tras un pacto internacional pasó por una inspección

Associated Press

miércoles, 03 agosto 2022 | 09:09

Associated Press

PUBLICIDAD

Estambul.- El primer mercante que zarpó de Ucrania en virtud de un pacto internacional se alistaba este miércoles para cruzar el estrecho del Bósforo hasta Líbano, luego de que los inspectores comprobaron y aprobaron su carga, reportaron las autoridades turcas y ucranianas.

Un equipo de inspección pasó alrededor de 90 minutos realizando comprobaciones a bordo del Razoni, un buque con bandera de Sierra Leona cargado con maíz que estaba fondeado frente a Estambul, explicó el Ministerio de Defensa de Turquía.

PUBLICIDAD

Entre los inspectores había funcionarios rusos, ucranianos, turcos y de Naciones Unidas. El Razoni hizo sonar su bocina cuando la delegación abandonó el barco.

En las imágenes publicadas en Twitter por el Ministerio de Defensa turco se podía ver a un inspector metiendo la mano en un contener abierto en el barco y tocando el grano.

El buque, que según la ONU transporta 26 mil 527 toneladas de maíz, partió el lunes de Odesa, en la costa ucraniana del Mar Muerto. Se dirige a Líbano, su destino final.

El Ministerio de Infraestructura de Ucrania confirmó que el mercante superó la inspección y dijo que otras 17 embarcaciones “están cargadas y esperan permiso para zarpar”.

Los inspectores, algunos de ellos con cascos blancos, llegaron al Razoni bajo la lluvia en dos botes, escoltados por la guardia costera turca. Según los medios locales, había alrededor de 20 inspectores.

Los controles buscan garantizar que los buques que llegan a Ucrania no llevan armas y que los que salen solo van cargados con grano, fertilizantes o alimentos relacionados, y con cualquier mercancía.

Se estima que, desde el inicio de la guerra, en Ucrania hay 20 millones de toneladas de grano varadas. El pacto auspiciado por la ONU para reanudar las exportaciones incluye el establecimiento de corredores seguros a través de las aguas minadas próximas a los puertos ucranianos.

La retención de los envíos a causa de la guerra ha agravado la subida del precio de los alimentos en todo el mundo y amenaza con causar hambre e inestabilidad política en las naciones en desarrollo.

La mayor parte del producto paralizado en Ucrania es para alimentar al ganado, según David Laborde, experto del Instituto Internacional de Investigación sobre Políticas Alimentarias en Washington. Solo seis millones de toneladas son de trigo, y apenas la mitad de ellas son para consumo humano, agregó Laborde, que apuntó que el Razoni está cargado de alimento para gallinas.

El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, sostiene que la reanudación de las exportaciones reducirá la capacidad de las autoridades rusas para obtener concesiones de Occidente. “Están perdiendo una de las oportunidades de aterrorizar al mundo", afirmó en su discurso nocturno el martes.

La guerra rusa en Ucrania ha interrumpido también el suministro de energía a Europa Occidental: Moscú redujo drásticamente los envíos ante el temor de que pueda cortarlos por completo.

Por otra parte, el jefe nuclear de la ONU advirtió que la mayor central nuclear del continente, que está en Ucrania, “está completamente fuera de control” y que es necesario tomar medidas urgentes para evitar un accidente nuclear.

Rafael Grossi, director general del Organismo Internacional de Energía Atómica, indicó en una entrevista con The Associated Press el martes que la situación es cada más peligrosa en la planta de Zaporizhzhia, en la ciudad suroriental de Enerhodar, que fue capturada por las tropas rusas a principios de marzo, poco después del inicio de la invasión el 24 de febrero.

“Se han violado todos los principios de seguridad nuclear", dijo. “Lo que está en juego es extremadamente grave y peligroso".

Grossi lanzó un llamado urgente a Moscú y Kiev para que permitan de inmediato la visita de los expertos al vasto complejo.

Por otra parte, las fuerzas rusas continuaron con los bombardeos sobre la ciudad Mykolaiv, en el sur de Ucrania, que fue alcanzada dos veces en las últimas 24 horas — alrededor de las 21:00 horas del martes y de nuevo a las 05:00 del miércoles —, reportó el gobernador de la región homónima, Vitaliy Kim.

Los bombardeos dañaron un muelle, una empresa industrial, edificios residenciales, un garaje, un supermercado y una farmacia, explicó Kim. Por el momento no estaba claro si había víctimas.

Mykolaiv, como Odesa, es una ciudad portuaria del sur de Ucrania, en el Mar Negro. Los rusos dijeron en abril que querían controlar no solo el este del país, sino también el sur. Y la toma de Odesa y Mykolaiv les daría el control total de esa costa, además de un corredor terrestre hasta la región separatista moldava de Transnistria.

Ante los incesantes ataques de las fuerzas de Moscú, Zelensky ordenó la evacuación de la asediada región de Donetsk lo antes posible. Con esta medida, las autoridades esperan sacar a entre 200 mil y 220 mil personas de la provincia oriental antes del otoño.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search