Aviones Boeing accidentados carecían de dos dispositivos de seguridad

La compañía hacía un cargo adicional por ellos

The New York Times
jueves, 21 marzo 2019 | 11:17
|

Cuando los pilotos de los accidentados aviones Boeing luchaban en Etiopía y en Indonesia por controlar sus aeronaves, carecían de dos notables dispositivos de seguridad.

La razón: Boeing hacía un cargo adicional por ellos.

Para Boeing y otros fabricantes, la práctica de cobrar por mejorar un avión estándard puede resultar lucrativa. Las principales aerolíneas deben pagar cantidades considerables por tener los extras instalados en los jets que ordenan.

Algunos de esos dispositivos están relacionados con la comunicación, la navegación o los sistemas de seguridad.

Muchas aerolíneas, especialmente las de bajo costo como la indonesia Lion Air, han optado por no adquirirlos —mientras que los reguladores no los exigen.

Ahora, a raíz de los dos fatídicos percances del mismo modelo de avión, Boeing hará estándard uno de esos dispositivos como parte de las medidas correctivas destinadas a que las aeronaves vuelvan a circular.

Los dispositivos optativos de seguridad de Boeing pudieron, en parte, haber ayudado a los pilotos a detectar cualquier lectura errónea de los sensores. Una de las instalaciones optativas, el indicador del ángulo de ataque, señala las lecturas de dos sensores. La otra, llamada luz discordante, se activa si la información de los sensores no coincide.

Boeing pronto actualizará el software diseñado para evitar que los 737 Max se “maten”, además de volver la luz discordante estándard en todos los nuevos aviones 737 Max, de acuerdo con una persona familiarizada con los cambios que pidió no ser identificada debido a que éstos aún no se han dado a conocer públicamente. El indicador sobre el ángulo de ataque seguirá siendo opcional para las aerolíneas.

La Dirección Federal de Aviación de Estados Unidos no exige ninguno de dichos dispositivos.

“Son cruciales, y a las aerolíneas casi no les cuesta nada instalarlos”, dijo Bjorn Fehrm, analista de la empresa asesora en aviación Leeham. “Boeing los cobra porque puede. Pero resultan vitales para la seguridad”.

Los dispositivos extras pueden ser una gran fuente dinero para los fabricantes de aviones.

“Existen muchas cosas que no deberían ser opcionales, y muchas aerolíneas quieren el avión más barato que puedan conseguir”, opinó Mark H. Goodrich, abogado en aviación y expiloto de ingeniería de prueba. “Y Boeing puede decir, ‘hey, estaba disponible”.

Incluir en todos los aviones los indicadores sobre la luz discordante y el ángulo de ataque sería recibido con beneplácito, consideraron expertos en seguridad, y alertaría a los pilotos sobre problemas con los sensores.

Esta semana, Dennis A. Muilenburg, el director ejecutivo de Boeing, dijo que la empresa estaba tomando medidas a fin de que los 737 Max fueran más seguros.