Internacional

Aumenta el número de muertes

Aumentó a 727, mientras que el total de casos confirmados llegó a 34 mil 800

Associated Press

sábado, 08 febrero 2020 | 06:00

Beijing— El número de muertos por el brote de coronavirus en China continental aumentó a 727, mientras que el total de casos confirmados llegó a 34 mil 800, luego de que otras 3 mil 399 personas fueran diagnosticadas con la enfermedad en las últimas 24 horas.

En tanto, el Partido Comunista enfrenta recriminaciones de la opinión pública por la muerte de un médico que fue amenazado por la Policía después que alertó sobre la nueva enfermedad hace poco más de un mes.

En Japón se detectaron tres casos más entre los 3 mil 700 ocupantes del barco Diamond Princess, para un total de 64. Todas las personas a bordo del crucero siguen bajo cuarentena por 14 días.

Tras el furor desatado en línea por el trato que dio el Gobierno al doctor Li Wenliang, el Partido Comunista dijo que enviaría un equipo para “investigar a cabalidad los temas relevantes planteados por el público”.

Li, un oftalmólogo de 34 años de edad, contrajo el virus mientras atendía a enfermos, y su muerte fue confirmada ayer. Es uno de ocho profesionales médicos de Wuhan que trataron de advertir a sus colegas y a otras personas cuando el Gobierno no lo hizo. Li había dicho que la Policía lo obligó a firmar una declaración en la que admitía estar propagando mentiras.

Incluso el periódico progubernamental Global Times dijo que el trato dado a Li y a otros informantes era “evidencia de la incompetencia de las autoridades locales para enfrentar un virus contagioso y letal”.

El incidente generó denuncias de que los funcionarios del partido mienten acerca de, o encubren, brotes de enfermedades, derrames químicos, productos peligrosos o fraudes financieros. Los ciudadanos chinos pueden ser encarcelados por acusaciones de propagar rumores o de generar problemas.

La mayoría de los decesos por el virus ha sido de personas de edad avanzada con problemas de salud preexistentes, pero los especialistas dijeron que el trabajo de Li –los especialistas de los ojos se sientan muy cerca de sus pacientes durante las revisiones– podría haberlo expuesto a cantidades muy altas de virus que hicieron su enfermedad más grave.

Todas las muertes, excepto una, han sido en territorio chino.