Atemoriza 'invasión' de osos polares a comunidad rusa

Estos animales entran cada vez más en contacto con seres humanos a medida que el cambio climático reduce sus hábitats de hielo, informó CNN

El Diario de Juárez
lunes, 11 febrero 2019 | 14:03

Padres de familia en un remoto archipiélago ruso temen mandar a sus hijos a la escuela después de una “invasión masiva” de osos polares en áreas residenciales, informó la agencia estatal de noticias TASS.

Novaya Zemlya, ubicada en la costa ártica nororiental de Rusia, ha sido invadida por docenas de osos polares desde diciembre. El asentamiento más grande de la región, Belushya Guba, con una población de aproximadamente 2 mil 500 personas, ha informado de más de 50 avistamientos, informó CNN.

El administrador local Alexander Minayev dijo que los osos habían atacado a personas y entrado en edificios. El sábado se anunció el estado de emergencia, con hasta 10 osos polares reportados en el territorio del asentamiento.

“La gente tiene miedo. Tienen miedo de dejar sus hogares y sus rutinas diarias fueron interrumpidas”, dijo Minayev. “Los padres temen dejar que los niños vayan a la escuela o al jardín de niños”.

Efectos del cambio climático

Los osos polares entran cada vez más en contacto con los seres humanos a medida que el cambio climático reduce sus hábitats de hielo marino, forzándolos a permanecer en tierra durante períodos de tiempo más largos.

“Los osos polares dependen de las focas para alimentarse y las focas dependen del hielo marino. El calentamiento global está derritiendo el hielo y provoca una reacción en cadena sobre la supervivencia de los osos polares”, dijo Liz Greengrass, directora de la organización benéfica de conservación animal del Reino Unido Born Free Foundation, a CNN en 2018.

El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés) ha ayudado a establecer patrullas en algunas comunidades árticas para prevenir encuentros potencialmente mortales, introduciendo herramientas de disuasión como máquinas de ruido, iluminación más brillante en espacios públicos, contenedores de almacenamiento de alimentos a prueba de osos y protocolos de seguridad para cuando los osos ingresen a las comunidades. También se pueden usar balas de goma.