Internacional

Ataque yihadista deja 24 muertos y 18 heridos en Burkina Faso

También secuestraron a un número indeterminado de personas

El Diario de Chihuahua

lunes, 17 febrero 2020 | 19:12

Al menos 24 personas murieron y 18 resultaron heridas este domingo en un ataque yihadista perpetrado en la región del Sahel, en el norte de Burkina Faso, informaron hoy las autoridades. 

"El balance provisional es de 24 personas asesinadas, incluyendo al pastor de una iglesia protestante" en el pueblo de Pansi, precisó en un comunicado el gobernador de la región del Sahel, el teniente coronel Salfo Kaboré.

Según reveló a Efe un testigo, un grupo de individuos armados irrumpió en el pueblo de Pansi, en la provincia de Yagha, donde reunieron a sus habitantes para después despojarlos de sus pertenencias.

"Antes de irse dispararon a la gente, especialmente a los hombres", agregó el testigo.

Durante el ataque, 18 personas fueron heridas y un número indeterminado fueron secuestradas, según indicó el gobernador en el comunicado, donde señaló que "se está llevando a cabo una búsqueda de los secuestrados".

Estos asesinatos tiene lugar poco después del secuestro la noche del 10 de febrero de un pastor protestante y cuatro miembros de su familia en Sebba, ciudad de la misma provincia, que fueron encontrados tres días después asesinados.

Burkina Faso sufre el yihadismo desde abril de 2015, cuando miembros de un grupo afiliado a Al Qaeda secuestraron a un guardia de seguridad rumano en una mina de manganeso Tambao, al norte del país, y que aún sigue desaparecido.

Los ataques contra lugares de culto cristianos, tanto católicos como protestantes, comenzaron en mayo de 2019, cuando seis personas murieron en un ataque contra una iglesia durante el horario de misa en el norte del país.

El número de atentados ha ido aumentando de forma exponencial y la situación se agravó especialmente a lo largo de 2019, año en el que se multiplicó por diez el número de personas desplazadas debido a la violencia yihadista, que se cifró en más de 560.000, según datos del Consejo Noruego para los Refugiados.

Los actos terroristas se atribuyen al grupo local burkinés Ansarul Islam, a la coalición yihadista del Sahel Grupo de Apoyo al Islam y los musulmanes (GSIM) y al Estado Islámico en el Gran Sáhara (EIGS), que atacan también en los países vecinos con los que Burkina Faso comparte frontera, Mali y Níger.

La región más afectada por la inseguridad es la del Sahel, situada en el norte y que comparte frontera con Mali y Níger, aunque también se ha expandido a provincias limítrofes y desde el verano de 2018 se ha ido degradando en el este del país, donde no queda claro si los ataques son de grupos yihadistas o de bandidos.

Burkina Faso es uno de los cinco países que componen el G5 del Sahel, junto a Mali, Mauritania, Níger y Chad, grupo que combate el terrorismo yihadista en la región publicó El Siglo de Torreón.