PUBLICIDAD

Internacional

Ataque a Congreso de Brasil recuerda al asalto al Capitolio de EU

Jair Bolsonaro había tratado durante meses de socavar los resultados de una elección que perdió, de la misma manera que lo hizo Donald Trump en 2020

The New York Times

lunes, 09 enero 2023 | 08:05

The New York Times The New York Times

PUBLICIDAD

Un presidente derrotado afirma, falsamente, que se amañaron las elecciones. Después de meses de afirmaciones infundadas de fraude, una turba enfurecida de sus partidarios irrumpe en el Congreso. Abruman a la policía y destrozan la sede del gobierno nacional, amenazando las instituciones democráticas del país.

Las similitudes entre la violencia de la turba de este domingo en Brasil y el ataque al Capitolio de Estados Unidos el 6 de enero de 2021 son evidentes: Jair Bolsonaro, el expresidente de derecha de Brasil, había tratado durante meses de socavar los resultados de una elección que perdió, de la misma manera que lo hizo Donald J. Trump después de su derrota en las elecciones presidenciales de 2020. Los aliados de Trump que habían ayudado a difundir falsedades sobre las elecciones de 2020 se han dedicado a sembrar dudas sobre los resultados de las elecciones presidenciales de Brasil en octubre.

PUBLICIDAD

Esos esfuerzos de Bolsonaro y sus aliados han culminado ahora en un intento, aunque inverosímil, de anular los resultados de las elecciones de Brasil y restaurar al expresidente en el poder. De la misma manera que el 6 de enero, la turba que descendió sobre la capital brasileña dominó a la policía en el perímetro del edificio que alberga el Congreso y entró en los pasillos del poder, rompiendo ventanas, tomando objetos valiosos y posando para fotos en cámaras legislativas abandonadas.

Los dos ataques no se alinean completamente. La turba del 6 de enero estaba tratando de detener la certificación oficial de los resultados de las elecciones de 2020, un paso ceremonial final antes de que el nuevo presidente, Joseph R. Biden Jr., tomara posesión el 20 de enero.

Pero Luiz Inácio Lula da Silva, el nuevo presidente de Brasil, asumió el cargo hace más de una semana. Los resultados de las elecciones presidenciales han sido certificados por el tribunal electoral del país, no por su legislatura. No hubo ningún procedimiento oficial para interrumpir este domingo, y el Congreso brasileño no estaba en sesión.

La violencia de la turba del 6 de enero de 2021 “fue directamente al corazón del gobierno cambiante”, y el ataque en Brasil no está “tan cargado de ese tipo de simbolismo”, dijo Carl Tobias, profesor de derecho constitucional en la Universidad de Richmond.

Y Bolsonaro, quien ha tenido fuertes lazos con Trump a lo largo de sus años en el cargo, no estaba cerca de la capital, ya que se instaló en Orlando, Florida, a pocos kilómetros de la propiedad de Trump en Mar-a-Lago en Playa de Palma.

Sin embargo, los disturbios en Brasilia generaron una condena generalizada, incluso de los legisladores estadounidenses, y muchos demócratas los compararon con el asalto al Capitolio de Estados Unidos.

“Las democracias del mundo deben actuar rápido para dejar en claro que no habrá apoyo para los insurrectos de derecha que irrumpen en el Congreso brasileño”, escribió el representante Jamie Raskin en Twitter. “Estos fascistas que siguen el modelo de los alborotadores del 6 de enero de Trump deben terminar en el mismo lugar: la prisión”.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

close
search