Internacional

Aprobación de vacuna rusa genera dudas y alarma internacional

Falta de información sobre los ensayos clínicos causa escepticismo sobre la seguridad y eficacia de la vacuna

Associated Press

martes, 11 agosto 2020 | 09:42

Associated Press

Moscú.- Rusia se convirtió este martes en el primer país en aprobar una vacuna contra el coronavirus para su uso en decenas de miles de sus ciudadanos, a pesar del escepticismo internacional sobre las inyecciones que no han completado los ensayos clínicos y se estudiaron en solo decenas de personas durante menos de dos meses.

El presidente Vladimir Putin dijo, al anunciar la aprobación, que una de sus dos hijas adultas ya estaba vacunada. Dijo que la vacuna se sometió a las pruebas necesarias y se demostró que proporciona inmunidad duradera al coronavirus, aunque las autoridades rusas no han ofrecido pruebas que respalden la afirmación de su seguridad o eficacia.

Sin embargo, dado que Rusia aún no ha publicado ningún dato científico de sus primeros ensayos clínicos, los científicos tanto nacionales como extranjeros encuentran estas garantías poco convincentes. Nunca se han desarrollado vacunas para ningún coronavirus, incluidos el SARS y el MERS, y las nuevas inmunizaciones suelen tardar años en desarrollarse.

"El daño colateral por la liberación de cualquier vacuna que sea menos que segura y efectiva exacerbaría nuestros problemas actuales de manera insuperable", dijo este martes el profesor de inmunología del Imperial College de Londres, Danny Altmann, en un comunicado.

Rusia ha registrado hasta ahora 897 mil 599 casos de coronavirus, incluidas 15 mil 131 muertes. Cuando la pandemia golpeó a Rusia, Putin ordenó a los funcionarios estatales que redujeran el tiempo de los ensayos clínicos para posibles vacunas contra el coronavirus.

Convertirse en el primer país del mundo en desarrollar una vacuna fue una cuestión de prestigio nacional para el Kremlin, que trata de reafirmar la imagen de Rusia como potencia mundial. Las estaciones de televisión estatales y otros medios han elogiado a los científicos y han presentado el trabajo como la envidia de otras naciones.

Gintsburg, del Instituto Gamaleya, sorprendió en mayo cuando dijo que él y otros investigadores probaron la vacuna en sí mismos antes del inicio de los estudios en humanos.

Los ensayos en humanos comenzaron el 17 de junio con 76 voluntarios. A la mitad se le inyectó una vacuna en forma líquida y a la otra mitad una vacuna que venía en forma de polvo soluble. Algunos en la primera mitad fueron reclutados por el ejército, lo que generó preocupaciones de que los militares pudieran haber sido presionados para participar.

En medio de la prisa de Rusia por convertirse en el primero en crear una vacuna, Estados Unidos, Gran Bretaña y Canadá acusaron el mes pasado a Rusia de utilizar piratas informáticos para robar la investigación de vacunas de los laboratorios occidentales.

Cuando los ensayos se declararon completados a principios de este mes, surgieron dudas sobre la seguridad y eficacia de la vacuna.

“No es posible saber si la vacuna rusa ha demostrado ser efectiva sin la presentación de artículos científicos para su análisis, y también puede haber problemas con la calidad de los datos”, dijo Keith Neal, profesor emérito de epidemiología de enfermedades infecciosas de la Universidad de Nottingham.

La Organización Mundial de la Salud dijo que todos los candidatos a vacunas deben pasar por etapas completas de prueba antes de su implementación. Los expertos han advertido que las vacunas que no se prueban adecuadamente pueden causar daños de muchas maneras, desde un impacto negativo en la salud hasta crear una falsa sensación de seguridad o socavar la confianza en las vacunas.

close
search