Internacional

Aprenden naciones a ‘dejarlo ir’ y a vivir con Covid

Casi todos han quitado las restricciones en las últimas semanas

The New York Times

miércoles, 21 julio 2021 | 11:28

Associated Press | En lo que se ha denominado "Día de la Libertad", que marca el final de las restricciones por coronavirus en Inglaterra, la gente camina por el Puente de Londres, una ruta popular para los viajeros desde las estaciones de tren y metro de London Bridge en Londres, hacia la ciudad de Londres, durante la hora punta de la mañana

Singapur — Inglaterra ha eliminado casi todas las restricciones por coronavirus. Alemania permite que las personas vacunadas viajen sin cuarentenas. Los mandatos de máscaras se han ido en Italia. Los centros comerciales permanecen abiertos en Singapur.

Dieciocho meses después de la aparición del coronavirus, los gobiernos de Asia, Europa y América están animando a las personas a volver a sus ritmos diarios y hacer la transición a una nueva normalidad en la que el metro, las oficinas, los restaurantes y los aeropuertos vuelven a estar llenos. Cada vez más, el mantra es el mismo: tenemos que aprender a vivir con el virus.

Sin embargo, los científicos advierten que las estrategias de salida de la pandemia pueden ser prematuras. La aparición de variantes más transmisibles significa que incluso las naciones ricas con abundantes vacunas, incluido Estados Unidos, siguen siendo vulnerables. Lugares como Australia, que cerró su frontera, están aprendiendo que no pueden mantener alejado al virus.

Entonces, en lugar de abandonar sus hojas de ruta, los funcionarios están comenzando a aceptar que los cierres y restricciones progresivos son una parte necesaria de la recuperación. Se anima a las personas a cambiar su perspectiva sobre la pandemia y centrarse en evitar enfermedades graves y la muerte en lugar de infecciones que son inevitables. Y los países con ambiciones de cero Covid están reconsiderando esas políticas.

"Hay que decirle a la gente: vamos a tener muchos casos", dijo Dale Fisher, profesor de medicina en la Universidad Nacional de Singapur. "Y eso es parte del plan, tenemos que dejarlo ir".

Durante meses, muchos residentes en Singapur, la pequeña ciudad-estado del sudeste asiático, estudiaron detenidamente los detalles de cada nuevo caso de Covid. Hubo una sensación palpable de pavor cuando las infecciones alcanzaron los dos dígitos por primera vez. Y con las fronteras cerradas, también había una sensación de derrota, ya que ni las medidas más diligentes eran suficientes para prevenir la infección.

“Nuestro pueblo está cansado de la batalla”, escribió un grupo de ministros de Singapur en un ensayo de opinión en el periódico Straits Times, en junio. "Todos se preguntan: ¿Cuándo y cómo terminará la pandemia?"

Los funcionarios de Singapur anunciaron planes para aliviar gradualmente las restricciones y trazar un camino hacia el otro lado de la pandemia. Los planes incluyeron cambiar para monitorear la cantidad de personas que se enferman gravemente, cuántas requieren cuidados intensivos y cuántas deben ser intubadas, en lugar de monitorear las nuevas infecciones.

Los neozelandeses parecen haber aceptado la posibilidad de restricciones a más largo plazo. En una encuesta reciente encargada por el gobierno a más de 1 mil 800 personas, el 90 por ciento de los encuestados dijeron que no esperaban que la vida volviera a la normalidad después de ser vacunadas, en parte debido a las persistentes preguntas sobre el virus.

En Australia, varios legisladores estatales sugirieron este mes que el país había llegado a “una bifurcación en el camino” en la que necesitaba decidir entre restricciones persistentes y aprender a vivir con las infecciones. Dijeron que Australia podría necesitar seguir a gran parte del mundo y renunciar a su enfoque de cero Covid.

Los alemanes que hayan sido completamente inmunizados en los últimos seis meses pueden cenar en el interior de los restaurantes sin mostrar pruebas negativas. Se les permite reunirse en privado sin ningún límite y viajar sin una cuarentena de 14 días.

En Italia, los cubrebocas solo se requieren al ingresar a tiendas o espacios abarrotados, pero muchas personas continúan usándolos.

Inglaterra, que ha vacunado a casi todos sus residentes más vulnerables, ha adoptado el enfoque más drástico. El lunes, el país eliminó prácticamente todas las restricciones de Covid-19 a pesar del aumento de infecciones de la variante Delta, particularmente entre los jóvenes.

El brote de la variante Delta parece haber retrasado, pero no frustrado los planes para una reapertura gradual.

close
search