Internacional

Alistan nueva marcha en Chile

Manifestantes protestan en las calles cercanas a la céntrica Plaza Italia, en protestas contra el gobierno, este martes en Santiago

Agencias

Reforma

martes, 29 octubre 2019 | 18:27

Ciudad de México— Miles de chilenos se reúnen en las calles de la capital, Santiago, para una nueva marcha convocada en redes sociales, y con dirección al Palacio de la Moneda, sede del Gobierno, en otra jornada de protestas contra la Administración de Sebastián Piñera. 

Los manifestantes se concentran en la Plaza Italia, que el pasado viernes fue el sitio de reunión de la llamada "Marcha más grande de Chile", que reunió a 1.2 millones de personas.

De acuerdo con la Intendencia de la Región Metropolitana Santiago, en el lugar había más de 10 mil personas.

El diario El Clarín reportó que hubo algunos incidentes violentos en el cerro de Santa Lucía, donde después se registró un incendio, el cual fue controlado por los bomberos momentos más tarde.

Derivado de las movilizaciones, estaciones del Metro aledañas a la zona fueron cerrados, según informó el medio La Tercera.

Otro incendio se reportó en el cruce de las avenidas Alameda y Portugal, en el centro de Santiago.

Un observador del Instituto de Derechos Humanos de Chile fue herido por disparos de balines y posteriormente atendido.

El Presidente Piñera no ha logrado detener las movilizaciones sociales que a diario se convocan por redes sociales.

Su Gobierno impulsará un diálogo ciudadano para canalizar las variadas demandas de millones de chilenos que no han cesado de protestar a pesar de un cambio de gabinete y leves mejoras sociales, mientras toma fuerza la idea de reformar la Constitución por la dictadura militar.

"Queremos llamar a un diálogo nacional... para poder ir encauzando las protestas y transformarlas en propuestas concretas para ir priorizando una agenda social distinta", dijo el martes el Ministro de Desarrollo Social, Sebastián Sichel.

Sobre la posibilidad de que se hable también de una Asamblea Constituyente para reemplazar la Constitución instaurada en 1980 por la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), indicó que "podrían llegar a lo que quieran los ciudadanos.

"No hay barreras si es un diálogo conducido, con objetivo".