PUBLICIDAD

Internacional

Al buscar armas para Ucrania, compradores del Pentágono exploran fábricas en Europa del Este

El Pentágono ha proporcionado la mayoría del armamento estadounidense que envía a Kiev de sus propios almacenes

The New York Times

martes, 26 abril 2022 | 00:47

The New York Times

PUBLICIDAD

Polonia.— Justo fuera de una pista polaca, montacargas sacan el cargamento de un jet C-17 de la Fuerza Aérea, situado a un lado de un avión más pequeño civil, trasladando tarimas de cajas verdes llenas de municiones a un estacionamiento de asfalto cercano que está lleno con muchas docenas de ellas.

Algunas contienen armas fabricadas en Estados Unidos, mientras que otras tienen una variedad de armas elaboradas en Europa del Este —todas ellas representan las máximas prioridades de Ucrania, como ayuda militar, que pronto serán colocadas en una flotilla de tractocamiones que se dirigirán a Ucrania.

PUBLICIDAD

El Pentágono ha proporcionado la mayoría del armamento estadounidense que envía a Kiev de sus propios almacenes, y depende de los contratistas de la defensa de Estados Unidos para explorar fábricas de municiones en Europa del Este para encontrar armas recién fabricadas diseñadas por la ex adversaria de Estados Unidos, la Unión Soviética, para cumplir con el compromiso que hizo el presidente Biden de incrementar la ayuda militar a Ucrania.

Ucrania sigue utilizando muchas armas que son conocidas para el ejército ruso, tales como los modernos Kalashnikovs. Y aunque Ucrania ha suplicado más armas sofisticadas —tales como los misiles anti-tanques Javelin y los misiles anti-aéreos Stinger— que han recibido una atención generalizada, el ejército del país está presionado para conseguir una amplia variedad de municiones, incluyendo decenas de millones de balas para armas de la Era Soviética que no son de última generación pero son necesarias para el ejército ucraniano.

El Pentágono cataloga esas armas, incluyendo cohetes, artillería y municiones para ametralladoras y rifles de asalto como “municiones no estándares” —tomando en cuenta que las municiones son incompatibles con las que usa Estados Unidos y muchas naciones aliadas, generalmente son conocidas como las municiones estándar de la OTAN.

Desde los ataques del 11 de septiembre, el Pentágono ha estado comprando grandes cantidades de armas a través de varias empresas de la defensa estadounidense para suministrar a los ejércitos de Afganistán, Irak y Siria que son sus clientes y otros países que siguen dependiendo de las armas diseñadas por la Unión Soviética.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search