Acusa China a EU de prejuicios en derechos humanos

El país asiático respondió a las acusaciones de Estados Unidos

Associated Press
jueves, 14 marzo 2019 | 10:23
|

Beijing.- China respondió el jueves a nuevas acusaciones estadounidenses de extensas violaciones de los derechos humanos con sus propias acusaciones de prejuicios e interferencia, diciendo que Washington debería abandonar su ``mentalidad de Guerra Fría" y dejar de interferir en los asuntos internos de China.

Al presentar el reporte anual del Departamento de Estado sobre derechos humanos en el mundo, el secretario de estado norteamericano Mike Pompeo dijo el miércoles que China ``ocupa una categoría propia" en materia de abusos de los derechos humanos y mencionó las detenciones de aproximadamente 1 millón de musulmanes y la represión contra cristianos, tibetanos y otras minorías.

En su encuentro diario con la prensa, el portavoz de la cancillería china Lu Kang dijo que el reporte es similar al de años previos y está ``lleno de prejuicios ideológicos". Dijo que China esperaba que Estados Unidos ``examine atentamente su propio historial de derechos humanos".

El duelo de críticas es el más reciente entre las dos potencias, trabadas ya en una guerra comercial y disputas sobre la soberanía del Mar de China Meridional, Taiwán y maniobras chinas de política exterior que Washington considera dirigidas a reducir su influencia.

Lu dijo que el reporte estadounidense ignora los hechos y hace ``acusaciones infundadas" contra China. El portavoz elogió los avances de los derechos en su país.

``La causa de los derechos humanos en China ha logrado grandes avances", dijo Lu. ``Esperamos que Estados Unidos deje de mirar las cosas de manera distorsionada y descarte su mentalidad de Guerra Fría... y vea el progreso de los derechos humanos en China en una forma justa y objetiva y deje de interferir en los asuntos internos chinos con el pretexto de los derechos humanos".

El jueves, China emitió su reporte anual de derechos humanos en Estados Unidos, apoyándose en gran medida en reportes de la prensa estadounidense, incluyendo muchos que Beijing suele condenar por las críticas a su propio país.