Teme UE éxito 'catastrófico'

Aunque la Unión Europea asumió una línea dura con el Brexit deseando desalentar la salida del bloque, otros creen haber logrado un "éxito catastrófico"

Reforma
viernes, 18 enero 2019 | 06:33
Reforma

Bruselas, Bélgica— Algo de la petulancia aquí ha desaparecido.

La Unión Europea asumió una línea dura al negociar su divorcio con Gran Bretaña, deseando preservar su unidad y desalentar a otros países de que quieran salir del bloque. Pero ahora a los funcionarios les preocupa que lo que han logrado pudiera ser un "éxito catastrófico".

La política británica está en debacle tras la aplastante victoria del Parlamento sobre el acuerdo cuidadosamente negociado de la Primera Ministra Theresa May para el Brexit. Y no hay otro plan alternativo convincente a la vista para una salida ordenada, faltando sólo 10 semanas para que el Reino Unido abandone el bloque.

Funcionarios de la Unión Europea ahora están preocupados de que Gran Bretaña pueda salirse sin ningún acuerdo -y que se de un divorcio duro- que los analistas advierten que podría provocar una recesión en ese país, causando enormes retrasos y escasez de mercancías, y así como golpear severamente a la economía europea, puesto que más del 40 por ciento del comercio británico se realiza con el bloque.
Sin embargo, no le ven caso a hacer alguna concesión ahora, puesto que May ha perdido el control del proceso.

"El éxito catastrófico es acertado, en que el colapso general del sistema político británico le recalca a todo mundo la mala idea que es salir de la Unión Europea", señaló Nathalie Tocci, directora del Instituto de Relaciones Internacionales de Italia.

"Eso es éxito, pero catastrófico porque en este momento no hay una salida obvia de esto".

Algunos en el Reino Unido están exhortando a activar el Artículo 50 para lograr retrasar la salida programada para el 29 de marzo, y así dar tiempo a un nuevo consenso, un cambio de liderazgo o un segundo referendo. Pero incluso un aplazamiento tiene sus complicaciones.

"(Posponer la salida británica, si bien evitaría el caos,) aún podría tener consecuencias malas e incluso catastróficas para la Unión Europea, en vista de los retrasos involucrados y la inminencia de las elecciones europeas", enfatizó Tocci.

Los comicios para un nuevo Parlamento europeo, programados para que inicien el 23 de mayo, son considerados una prueba crucial del sentimiento populista y euroescéptico en el Continente.

"(Un extendido debate del Brexit y la subsecuente incertidumbre) estarían dando vueltas en diferentes contextos nacionales, creando riesgos y una imprevisibilidad que la mayoría de los gobiernos actuales no desean provocar", agregó la especialista.

Sin embargo, los líderes europeos parecen unidos en el rechazo a cualquier renegociación del acuerdo de divorcio, pues creen que ya ayuda a cumplir las demandas británicas.

Por ahora, los europeos esperarán a ver qué surge de los legisladores británicos. Al mismo tiempo, se están preparando para una retirada "sin acuerdo" y consideran que el 29 de marzo será una fecha límite tipo olla de presión para el Reino Unido.

"Nadie desea terminar con un colapso total, lo que sería malo para ambas partes, aunque peor para el Reino Unido", dijo Mark Leonard, director del Consejo Europeo para Relaciones Exteriores. "Pero las otras naciones de la Unión Europea están razonablemente confiadas en que Gran Bretaña no hará eso, puesto que no hay una mayoría parlamentaria a favor de que no haya acuerdo".

Una vez que se alcance un acuerdo de divorcio, la futura relación de Gran Bretaña con el bloque puede ser negociada en muchas formas, dicen funcionarios europeos de forma consistente. Pero la mayoría de las opciones probables requeriría retener el principal punto de fricción en Gran Bretaña: la garantía de que no se crearía ninguna frontera dura en la isla de Irlanda.

El Presidente de Francia, Emmanuel Macron, ha sido particularmente riguroso en el asunto, en parte porque Francia contempla un papel más grande para sí una vez que Gran Bretaña salga.

Pero ahora que es tan poco popular en su país y es desafiado por manifestantes de "chalecos amarillos" anti-Europa, "entre más macabra y más horripilante es la situación británica, mejor se da su situación interna", apuntó Leonard.

Francia no aceptará ninguna disolución del mercado único, aseveró Christian Lequesne, profesor de ciencias políticas en Sciences Po en París.

En lo que respecta al Parlamento Europeo, Lequesne agregó "(París también quiere evitar) una negociación en curso con un nuevo Parlamento sin británicos, mientras los británicos no estén oficialmente fuera de la UE (...) Éso es demasiado complicado".

Incluso la Canciller alemana Angela Merkel, que ha estado ansiosa por mantener lazos estrechos con Gran Bretaña, ha dicho que"resulta claro que no puede haber ninguna renegociación del actual trato, aunque está abierta en principio a extender el plazo para la salida.

Desde la perspectiva de la Unión Europea, todo el ejercicio ha sido como una pesadilla, indicó Fabian Zuleeg, director ejecutivo del European Policy Center, una organización independiente de expertos en Bruselas.

"La Unión Europea diría que le hizo un buen número de concesiones al Reino Unido, pero que preservó sus principios, haciendo el mejor trato posible en vista de los límites británicos", dijo.

El bloque trata sólo con gobiernos, no con parlamentos ni con el público, y el eurogrupo estaba ansioso de ayudar a May a que saliera adelante con su acuerdo.

"Pero si ahora parece como que no está en manos de ella, no importa lo que la Unión Europea ponga en la mesa, la inclinación es no poner nada más allí", señaló Zuleeg.

"Y algunos aún sienten que entre más se acerque el Reino Unido a un no acuerdo, más probable será que ellos lleguen a un arreglo".

Hay poco arrepentimiento entre los funcionarios europeos sobre su papel en las pláticas.

Como dijo Leonard, el principal objetivo de la Unión Europea desde el principio ha sido preservar el mercado único, obtener dinero de Gran Bretaña, mantener los derechos de los ciudadanos del eurogrupo, asegurarse de que Irlanda estuviera protegida y hacer que la salida se vea nada atractiva para los demás países.