PUBLICIDAD

Estados Unidos

Viven médicos y enfermeras de EU crisis constante por oleadas de Covid

La variante Ómicron llega a Estados Unidos en un momento en el que queda poca capacidad en los hospitales

The New York Times

viernes, 17 diciembre 2021 | 11:33

The New York Times

PUBLICIDAD

Nueva York.- En el último piso del hospital, en la unidad que alberga a los pacientes más enfermos de Covid-19, 13 de las 14 camas estaban ocupadas. En la única habitación vacía, una persona acababa de morir.

A través de una oleada tras oleada, los cuidadores de la unidad de Covenant HealthCare en Saginaw, Michigan, han ayudado a los pacientes enfermos a despedirse de sus familiares en videollamadas. Los trabajadores médicos han llorado en los pasillos con poca luz. Han visto disminuir el número de casos, solo para ver cómo las camas se llenan de nuevo. Sobre todo, han aprendido a temer lo peor.

PUBLICIDAD

"Vuelves al trabajo y preguntas quién murió", dijo Bridget Klingenberg, enfermera de cuidados intensivos en Covenant, donde los niveles de personal son tan tensos que el Departamento de Defensa envió refuerzos recientemente. "No creo que la gente entienda el precio que eso conlleva a menos que realmente lo hayas vivido".

La variante Ómicron, altamente contagiosa, llega a Estados Unidos en un momento en el que queda poca capacidad en los hospitales, especialmente en el Medio Oeste y Nordeste, donde las tasas de casos son las más altas y donde muchos trabajadores de la salud aún se enfrentan a la variante Delta. Algunos investigadores tienen la esperanza de que Ómicron pueda causar una enfermedad menos grave que Delta, pero a los funcionarios de salud todavía les preocupa que la nueva variante pueda llevar a un sistema médico que ya está bajo presión al límite.

Aproximadamente 1 mil 300 estadounidenses mueren a causa del coronavirus cada día. Las tasas nacionales de casos, muertes y hospitalizaciones se mantienen muy por debajo de las observadas el invierno pasado, antes de que las vacunas estuvieran ampliamente disponibles. En Connecticut y Maine, los informes de nuevas infecciones han aumentado alrededor de un 150 por ciento en las últimas dos semanas. En Ohio e Indiana, las tasas de hospitalización se acercan a las observadas durante la devastadora ola del invierno pasado.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search