Estados Unidos

Video sobre teoría conspirativa del virus muestra desafíos para la tecnología

Acumuló millones de vistas durante varios días y logró una audiencia masiva en grupos de Facebook que se oponen a las vacunas

Associated Press

Associated Press

martes, 12 mayo 2020 | 21:31

Chicago— Una tras otra, las empresas tecnológicas de Silicon Valley se apresuraron a bajar un video realizado astutamente por una investigadora desacreditada que ofreció una variedad de teorías conspiratorias acerca del coronavirus.

Pero fue demasiado tarde.

El video que dura 26 minutos y es parecido a un documental, apodado “Plandemia”, en el que la activista Judy Mikovits, que está en contra de la vacunas, promueve una serie de teorías cuestionables, falsas y potencialmente peligrosas acerca del coronavirus, acumuló millones de vistas durante varios días y logró una audiencia masiva en grupos de Facebook que se oponen a las vacunas o están protestando contra las órdenes de quedarse en casa que han girado los gobernadores.

Su difusión ilustra lo fácil que es usar las redes sociales como un megáfono para transmitir rápidamente un contenido dudoso a las masas, y lo difícil que es para la plataforma apagar ese micrófono.

Las afirmaciones sin fundamento de Mikovits --- de que el virus fue creado en un laboratorio y que es inyectado a las personas a través de una vacuna contra la influenza y que el usar mascarillas podría desatar la infección del coronavirus --- activó al ejército de las redes sociales que ya se sentían escépticas sobre la amenaza de la pandemia.

En medio de la incertidumbre y de las preguntas sin respuesta acerca del virus que ha afectado drásticamente las vidas de todos, y de una creciente desconfianza en las fuentes autoritarias, la gente compartió el video una y otra vez a través de YouTube, Facebook e Instagram hasta que cobró vida aun después de que el original fue bajado de la red.

Los esfuerzos realizados por las plataformas de las redes sociales para eliminar y prohibir el video “Plandemia” ha dado lugar a un incremento de afirmaciones dudosas y teorías acerca del supuesto ocultamiento por las empresas de tecnología sobre cómo empezó el coronavirus y su propagación.