PUBLICIDAD

Estados Unidos

Victoria en Nevada da a demócratas control del Senado

Ahora cuentan con 50 escaños, más el voto de Kamala Harris; queda pendiente elección en Georgia

The Washington Post

lunes, 14 noviembre 2022 | 06:00

The Washington Post | La senadora Catherine Cortez Masto

PUBLICIDAD

Washington– El sábado por la noche se concretó que los demócratas mantendrán el control del Senado, logrando una estrecha mayoría. El partido del presidente Biden tuvo un respiro en el campo de batalla de las elecciones del medio término, lo cual ofrece al inquilino de la Casa Blanca una gran victoria para embarcarse en sus próximos dos años en el cargo.

El golpe final a las esperanzas republicanas de retomar la cámara llegó en Nevada, donde el sábado se proyectó que la senadora demócrata Catherine Cortez Masto ganaría la reelección, superando al republicano Adam Laxalt, un exfiscal general del Estado. La victoria proyectada de Cortez Masto asegura a los demócratas el escaño número 50, con una segunda vuelta aún por realizarse en Georgia el 6 de diciembre. La vicepresidenta Kamala Harris está facultada para emitir votos de desempate en el Senado.

PUBLICIDAD

El control de la Cámara aún estaba en el aire el sábado, ya que el conteo de votos continuó días después de una elección en la que los demócratas superaron las expectativas en muchas áreas disputadas en todo el país. El control demócrata del Senado frustra las esperanzas republicanas de una toma total del Capitolio.

Buenas noticias para Biden

Esas son buenas noticias para Biden, quien contemplaba la posibilidad de derrotas humillantes a medida que se acercaban las elecciones. Ahora el Senado, que supervisa la confirmación del personal del poder ejecutivo y los jueces federales, permanecerá en la esquina de su partido. El presidente y su partido también tendrán más voz de la que habrían tenido en minoría cuando se trata de debates legislativos importantes sobre gastos de política interior y exterior y otros temas fundamentales.

El senador demócrata de Michigan, Gary Peters, presidente del brazo de campaña de los demócratas del Senado, dijo en un comunicado que las victorias representaban un “respaldo rotundo a la mayoría demócrata del Senado” y “un rechazo al extremismo propugnado por el Partido Republicano”. 

En Nevada, la victoria de Cortez Masto fue parte de un récord perfecto hasta el momento de los senadores en ejercicio que buscan la reelección en las elecciones intermedias, ya que los votantes se inclinaron fuertemente en contra de cambiar el orden establecido en la cámara. Fue parte de una sólida actuación de los demócratas en áreas de batalla donde los republicanos se quedaron cortos después de enfatizar el aumento de los precios y las preocupaciones sobre el crimen durante una era de control de un solo partido en Washington.

Fue el aborto un tema central

La derecha comenzó las elecciones con la necesidad de ganar un escaño para tomar el control del Senado. Los demócratas cambiaron una banca en Pensilvania y se mantuvieron en varios otros estados considerados vulnerables, compitiendo en gran medida como protectores del derecho al aborto después del final de Roe vs Wade y calificando a los rivales republicanos de extremistas. Uno de esos estados fue Arizona, donde se proyectó que el senador demócrata Mark Kelly ganaría el viernes por la noche al retador republicano Blake Masters.

En Nevada, Laxalt buscó vincular a Cortez Masto con Biden mientras culpaba de la inflación y el crimen a las políticas demócratas, señalando un proyecto de ley de estímulo de 1.9 billones de dólares que Cortez Masto ayudó a aprobar durante el punto álgido de la pandemia.

Los republicanos predijeron que su mensaje económico sería especialmente resonante en un estado de clase trabajadora con una de las tasas de inflación más altas del país. Pero ambos partidos siempre esperaron que la contienda se decidiera por márgenes muy estrechos, y Cortez Masto reclamó un segundo mandato en un estado que el Partido Republicano consideró durante mucho tiempo como una gran oportunidad de elección.

Cortez Masto, quien es la primera latina elegida para el Senado, hizo del acceso al aborto un tema central de su campaña, y advirtió que su oponente podría ayudar a aprobar una prohibición federal del procedimiento incluso cuando Nevada había garantizado el acceso por voto popular. También elogió los esfuerzos de los demócratas para reducir los costos, incluido el precio de los medicamentos recetados.

Laxalt ha dicho que no apoyaría una prohibición nacional del aborto, aunque apoya un referéndum en el estado para vedar el procedimiento después de las 13 semanas. Durante las elecciones generales, habló poco sobre su papel en avivar las falsas afirmaciones de fraude electoral del expresidente Donald Trump, ya que los demócratas lo atacaron por el tema.

La lucha por el Senado fue un punto central de la campaña de mitad de mandato, con enormes sumas de dinero inundando estados clave. 

Los candidatos sin experiencia promovidos por Trump allanaron el camino de los demócratas en algunas contiendas importantes, a veces tropezando y dándoles más espacio para pasar al ataque.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

close
search