Estados Unidos

Veterano deportado a México se naturaliza estadounidense

Se requirió casi una década y una demanda federal para que Héctor Ocegueda volviera a casa

Associated Press

viernes, 09 julio 2021 | 17:43

Associated Press

Los Ángeles— Se requirió casi una década y una demanda federal para que Héctor Ocegueda, veterano del Cuerpo de Infantería de Marina de Estados Unidos, volviera a casa.

Tras ser declarado culpable por conducir bajo los efectos de una sustancia controlada, fue deportado a México, país del que salió junto con sus padres cuando era niño. Ocegueda, de 53 años, ha pasado los últimos nueve años viviendo en México, pero el viernes se naturalizó estadounidense, lo que le permitió volver con su familia en el sur de California.

El juez Mark C. Scarsi agradeció a Ocegueda por su servicio en las fuerzas armadas antes de tomarle el juramento de ciudadanía en una sala del tribunal federal de Los Ángeles.

“Como ciudadano estadounidense a alguien que pronto será ciudadano estadounidense, sólo quería agradecerle mucho por ello”, dijo Scarsi a Ocegueda, quien llevaba una mascarilla decorada con imágenes de su padre y sus difuntos hermanos.

Después, Ocegueda sonrió y se puso de pie junto a su madre y su hermana, que sollozaban y le plantaron un beso en la mejilla.

“Estoy tan feliz”, dijo Ocegueda, quien estuvo destacado con la Infantería de Marina en Camp Pendleton y en Japón. “Estoy muy agradecido por todo el trabajo que han hecho todos”.

Ocegueda logró ponerle fin a su odisea después de contactar a un grupo para veteranos deportados mientras estaba en México y solicitar la ciudadanía estadounidense. Según la ley de Estados Unidos, los veteranos que sirven honorablemente durante un conflicto pueden naturalizarse si cumplen una serie de requisitos, entre ellos ser entrevistados por un funcionario de naturalizaciones.

El año pasado tenía programada la entrevista en Los Ángeles, pero no pudo asistir porque las autoridades fronterizas no le permitieron entrar al país debido a su orden de deportación.

Ocegueda entabló una demanda el mes pasado, pidiendo a los funcionarios estadounidenses que le hicieran la entrevista de ciudadanía en la frontera, donde podía asistir, o que le permitieran cruzar para poder concertar una cita en Los Ángeles, que es lo que ocurrió esta semana.

“Sentí que volvía a casa cuando crucé esa frontera. Me sentí muy feliz”, dijo.

Un funcionario del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos entrevistó a Ocegueda el jueves. Al día siguiente se convirtió en estadounidense.

“Sé que el sistema no es perfecto. Estoy enfadado con el sistema, pero no con este país”, dijo Ocegueda antes de asistir a la ceremonia con su hermana y otros familiares. “Amo este país”.

Ocegueda se naturalizó en un momento en el que el gobierno del presidente Joe Biden ha intensificado sus gestiones para ponerse en contacto con los militares y veteranos que no son ciudadanos. La semana pasada, los departamentos de Seguridad Nacional y de Asuntos de los Veteranos anunciaron planes para identificar a los veteranos deportados, garantizar que puedan acceder a las prestaciones a las que tienen derecho y eliminar las barreras a la naturalización para los miembros y exmiembros de las fuerzas armadas que cumplan los requisitos para convertirse en ciudadanos estadounidenses.

La Unión Americana de Libertades Civiles publicó un informe en 2016 en el que se detallaban los casos de docenas de veteranos que fueron deportados o enfrentaban la deportación, muchos de ellos por condenas por delitos menores. Si esos veteranos se hubieran naturalizado por su servicio militar, no habrían sido deportados.

Ocegueda fue traído a Estados Unidos desde México por sus padres y creció en la ciudad de Artesia, en el sur de California. Sirvió en el Cuerpo de Infantería de Marina de 1987 a 1991, y pasó cuatro años más en la reserva antes de ser dado de baja honorable. Se casó, tuvo dos hijas y obtuvo la residencia legal permanente a través de su esposa.

Pero Ocegueda también tenía problemas de adicción a las drogas. Fue declarado culpable por conducir bajo los efectos de una sustancia controlada, lo que llevó a las autoridades de inmigración estadounidenses a deportarlo en el año 2000, según sus abogados.

A pesar de esa orden, Ocegueda regresó a California para estar con su familia y participó en un programa de tratamiento de adicciones a través de un hospital local de veteranos. Pero fue deportado dos veces más. Desde 2012, Ocegueda dice que ha permanecido en México, donde trabajó como conductor y guardia de seguridad, y también contactó al líder de un grupo para veteranos deportados que lo animó a quedarse en México de forma que pudiera buscar que le dieran la ciudadanía.

Pero eso tuvo un costo. Fue difícil adaptarse a la vida en un país que había dejado cuando era niño. Pero no era nada comparado con el dolor de estar lejos de su familia. Su matrimonio se resintió y acabó divorciándose. No pudo pasar tiempo con sus hijas. Y se sentía solo. Dijo que sus parientes a menudo tenían que trabajar y no podían hacer el viaje para verlo tan a menudo como le hubiera gustado.

Ahora, Ocegueda dice que espera volver a estudiar para poder trabajar como auxiliar de enfermería, encontrar un empleo y pasar tiempo con la gente que quiere.

“Voy a tomarlo día a día”, dijo. “Es genial estar aquí con ellos”.

close
search