Verónica Escobar, la congresista latina que aboga por los migrantes en EU

Es una de las primeras mujeres hispanas que representan a Texas en la Cámara Baja

The New York Times
viernes, 12 julio 2019 | 09:35
|

Bajo el ardiente calor mexicano, la Representante Verónica Escobar consolaba a una joven llamada Fátima, quien describió cómo había sido violada en su país natal de Nicaragua, separada por las autoridades estadounidenses de su hija de 5 años, y enviada de regreso a México para esperar sola su solicitud de asilo. Su único deseo ahora, dijo Fátima, era estar con su hija otra vez.

“Qué suerte tienen las personas como yo haber nacido al otro lado de ese estrecho río”, dijo más tarde Escobar, una demócrata de primer año de El Paso, después de cruzar hacia el lado estadounidense del Río Bravo.

Escobar, una de las primeras mujeres latinas que representan a Texas en la Cámara de Representantes, se ha convertido en una líder en el arduo debate sobre la frontera en el Capitolio. Elogiada como una voz de autoridad por parte de la presidente de la cámara, Nancy Pelosi, Escobar se muestra apasionada, pero también menos conflictiva que algunos de los otros representantes de primer año al hablar sobre las políticas de inmigración de línea dura del presidente Trump.

El viernes, tendrá otra oportunidad al estrellato por televisión fungiendo como una de los testigos principales en una audiencia del Comité de Reforma y Supervisión de la Cámara de Representantes sobre la separación de niños migrantes. Su propuesta, dirigida a endurecer las disposiciones de supervisión del Departamento de Seguridad Nacional, es una de las propuestas legislativas de inmigración que Pelosi planea impulsar.

La prominencia y el activismo de Escobar la han expuesto a una serie de ataques. El lunes, dijo que estaba recibiendo amenazas de muerte debido a informes de que su oficina estaba asesorando a solicitantes de asilo en México para ayudarlos a regresar a Estados Unidos, informes que calificó de ser “producto de la xenofobia y la desinformación”.

Pero para ella, ser centro de atención es una buena oportunidad para representar a su distrito fronterizo y de explicar las realidades de una región vibrante y binacional que alberga que el hogar inmigrantes y agentes de inmigración por igual.