Ven un EU más crítico vs WikiLeaks

La decisión de pedir la extradición de Julian Assange indica un viraje drástico en la actitud de Washington hacia el fundador del portal

Associated Press
domingo, 14 abril 2019 | 06:00

Washington– La decisión de pedir la extradición de Julian Assange indica un viraje drástico en la actitud del Gobierno estadounidense hacia el fundador de WikiLeaks, como lo muestran varias señales que aparecieron en los primeros días del gobierno de Donald Trump.

El Departamento de Justicia durante la presidencia de Barack Obama realizó largas discusiones internas acerca de si acusaría a Assange, dados los temores de no poder sustentar la acusación en los tribunales y que apareciera como un ataque al periodismo por un gobierno ya criticado por perseguir a los filtradores.

Sin embargo, altos funcionarios del Gobierno de Trump dieron indicios claros desde el inicio que su posición era distinta, al elevar la retórica contra WikiLeaks luego de que reveló las herramientas de ciberespionaje de la CIA.

“WikiLeaks actúa como un servicio de inteligencia hostil y habla como un servicio de inteligencia hostil”, dijo el entonces director de la CIA Mike Pompeo en abril de 2017, en su primer discurso público como jefe de la agencia.

“Assange y la gente de su calaña buscan la autopromoción personal por medio de la destrucción de los valores occidentales”, dijo Pompeo.

Una semana después del discurso del director de la CIA el entonces secretario de Justicia, Jeff Sessions, dijo que el arresto de Assange era una prioridad dentro de la política del departamento de reprimir las filtraciones.

“Ya estamos haciendo mayores esfuerzos y donde se pueda armar un proceso, trataremos de enviar a alguna gente a la cárcel”, declaró.

Pompeo, ahora secretario de Estado, se negó a hablar del asunto el viernes al activarse la persecución legal de Assange tras su expulsión de la Embajada ecuatoriana.

 en Londres.

El Gobierno estadounidense se niega a aclarar su decisión de acusar a Assange solamente de asociación ilícita para infiltrarse en una computadora, un cargo que se remonta a 2010. Se le acusa de ayudar al entonces analista de inteligencia militar Chelsea Manning a descubrir una contraseña que le dio acceso a redes informáticas secretas.

Tampoco aclara si el Gobierno de Obama poseía las mismas pruebas que constituyen la base de la acusación o si se presentarán nuevos cargos contra Assange en el caso de que sea extraditado a Estados Unidos.

Sin embargo, un funcionario estadounidense que habló bajo la condición de anonimato por tratarse de asuntos internos y legales dijo que la génesis de la acusación es la llamada “filtración de la Bóveda 7” en 2017, cuando WikiLeaks difundió miles de páginas de documentos que revelaban detalles de la infiltración de la CIA en computadoras, teléfonos celulares y artefactos electrónicos de consumo.

Un exingeniero informático de la CIA fue acusado de violar la ley de espionaje al proporcionar la información a WikiLeaks y su juicio está previsto para comenzar en los próximos meses. La filtración fue lo que inclinó la balanza a favor de procesar a Assange.