Estados Unidos

Utilizarán palabras de Trump en su contra

Entregan fiscales al Senado artículos de juicio político

The Washington Post

The Washington Post

martes, 26 enero 2021 | 06:00

Washington— La Cámara de Representantes emitió el lunes formalmente un artículo de juicio político, acusando al expresidente Donald Trump de incitar a la insurrección mortal en el Capitolio. 

Los demócratas se prepararon para usar las propias palabras del entonces primer mandatario como evidencia en su contra, como parte del proceso que se le realizará en el Senado el próximo mes.

Con miradas solemnes en sus rostros cubiertos con mascarillas, los nueve fiscales del juicio político –‘impeachment’– de la Cámara se acercaron al Senado poco después de las 7 p.m. (5 p.m. en El Paso) del lunes para entregar el artículo contra Trump, poniendo en marcha su segundo juicio político en el Senado.

Si bien no se han tomado decisiones finales sobre la estrategia del juicio, los gerentes de la Cámara se están concentrando en construir su caso en torno a Trump personalmente: lo que dijo en el período previo al ataque del 6 de enero y en un mitin ese día, y cómo se interpretaron sus palabras, tanto en la Casa Blanca como fuera de ella, según personas familiarizadas con las deliberaciones.

Los gerentes –fiscales– de juicio político y sus asesores se han estado reuniendo a diario, revisando cientos de horas de evidencia, incluidas imágenes extraídas del sitio web conservador Parler y redes sociales, para construir una cronología elaborada que se actualiza constantemente, según dieron a conocer fuentes que hablaron con la condición de anonimato al describir las discusiones internas.

Una idea que está bajo consideración: producir un video que destaque cómo reaccionaron los alborotadores a los comentarios de Trump ese día y que muestre imágenes de la turba violenta dentro del edificio.

Al mismo tiempo, los aliados de Trump se muestran optimistas de que a medida que pasa más tiempo desde el asedio fatal, el impulso inicial para condenar al ex presidente y prohibirle permanentemente ocupar un cargo público se ha ido desvaneciendo.

“Sólo hay un puñado de republicanos y menguantes que votarán en su contra”, dijo el senador Lindsey Graham, republicano por Carolina del Sur, quien ha estado asesorando a Trump sobre los próximos procedimientos.

El próximo juicio de Trump en el Senado, que no comenzará en serio hasta el 9 de febrero, ha permitido que los restos de la presidencia de Trump se ciernan sobre los primeros días del mandato del presidente Joe Biden, lo que complica su agenda inmediata en el Capitolio, postergando la confirmación de su gabinete y la aprobación de un paquete masivo de ayuda pandémica.

Biden y sus asistentes han evitado asiduamente involucrarse en el pantano político de juicio político que rodea a su predecesor, aunque es probable que el juicio consuma todo el oxígeno en Washington una vez que comiencen los argumentos de apertura el próximo mes.

Los senadores prestarán juramento como jurados el martes, cuando Trump reciba la citación oficial. Pero los procedimientos oficiales del juicio se retrasarán hasta la semana del 8 de febrero, según un plazo propuesto por primera vez por el líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell, republicano por Kentucky,  y que fue luego aprobado por Biden.

Varios senadores republicanos, incluido McConnell, han dejado en claro que considerarían votar para condenar a Trump. Pero es improbable que al menos 17 senadores republicanos estén a favor de hacerlo.

El senador Ron Johnson, republicano por Wisconsin, dijo el lunes que los demócratas, al perseguir el juicio político contra Trump, estaban siendo “ganadores dolorosos” y que no había suficientes republicanos que votarían para condenarlo.

“¿Por qué estamos haciendo esto?”, añadió.

Tres republicanos estaban en el piso del Senado el lunes por la noche cuando los gerentes de la Cámara llegaron para entregar el artículo de acusación: McConnell, el senador Mitt Romney, de Utah, y el senador Roger Marshall, de Kansas.

Altos funcionarios del Partido Republicano dijeron que esperaban que al menos un republicano del Senado se moviera para desestimar el cargo contra Trump rápidamente, aunque tal votación serviría como una prueba de fuego temprana de cuán receptivos serían los senadores del Partido Republicano a los argumentos de que Trump fomentó el motín en el Capitolio y que se le debería prohibir para siempre ejercer cualquier cargo público.

El partido sigue dividido sobre cuán ferozmente respaldará a Trump durante el juicio político, y los miembros del comité del Partido Republicano debaten si aprobar una resolución en nombre del ex presidente a través de una gran cantidad de correos electrónicos durante el fin de semana. Varios de ellos han estado presionando por una resolución formal de apoyo al ex presidente.

Las próximas dos semanas darán tiempo a los abogados de Trump, encabezados por el fiscal general de Carolina del Sur, Butch Bowers, y a los nueve gerentes de juicio político de la Cámara de Representantes para preparar informes y sus argumentos legales.

Los demócratas de la Cámara de Representantes han elaborado un extenso esbozo del caso y los argumentos constitucionales destinados a refutar los argumentos de algunos republicanos de que un expresidente no puede ser acusado, según personas familiarizadas con las discusiones.