PUBLICIDAD

Estados Unidos

Un testimonio muestra a Mark Meadows indispuesto a actuar el 6 de enero

Hutchinson declaró que el jefe de gabinete estaba indiferente y en el peor de los casos abrumado por los eventos que estaban ocurriendo ese día

The New York Times

jueves, 30 junio 2022 | 01:23

The New York Times

PUBLICIDAD

A las 2 p.m. del 6 de enero del 2021, Mark Meadows se encontraba sentado en un sillón en su oficina en el Ala Oeste, maniobrando su teléfono celular.

En Washington, al otro lado de la Casa Blanca, simpatizantes del presidente Donald J. Trump se estaban aproximando al Capitolio, protestando por la certificación de la victoria de Joseph R. Biden en el Colegio Electoral.

PUBLICIDAD

“¿Estás viendo la televisión?, le preguntó Cassidy Hutchinson, asesora de alto rango de Meadows, jefe de gabinete de la Casa Blanca. “Los manifestantes están muy cerca. ¿Ya hablaste con el presidente?”.

No, replicó Meadows, con los ojos fijos en el celular. “El señor Trump quiere estar solo en este momento”, agregó.

La versión de Hutchinson sobre un jefe de gabinete que estaba indiferente y en el peor de los casos abrumado por los eventos que estaban ocurriendo a su alrededor fueron una parte clave de su aparición pública este martes en una audiencia realizada por el Comité Selecto de la Cámara que investiga el motín en el Capitolio, y lo que provocó.

Otro asesor de Meadows, Ben Williamson, proporcionó una versión diferente, diciendo en su testimonio ante el Comité de la Cámara que Meadows respondió cuando Williamson le dijo que había problemas. “Cualquier sugerencia de que no le importaba lo que sucedía es absurdo”, dijo Williamson este miércoles en su declaración.

Abogados de Hutchinson dijeron el miércoles que mantiene su testimonio. Aun si no se toma en cuenta lo que recuerda Hutchinson, una serie de ex colegas de Meadows y personas que interactuaron con él durante el motín lo mostraron como un jefe de gabinete ineficaz mientras ocurría una violenta escena en el Capitolio.

Cuando Trump contrató a Meadows en marzo del 2020, alegremente les comentó a sus aliados que había encontrado a su James A. Baker III, el jefe de gabinete de la Casa Blanca durante el mandato del presidente Ronald Reagan, la persona a la que muchos sucesores han tratado de emular su destacado desempeño para hacerse cargo del Ala Oeste.

Durante la pandemia, Meadows alentó a Trump a rechazar hacer un llamado para aumentar los mandatos para usar mascarillas, se mofó de los científicos de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, de acuerdo a ex colegas, libró peleas internas con asesores que él consideró que no estaban acatando su autoridad.

Pero en lugar de actuar como portero y poner orden a la caótica Ala Oeste, Meadows usualmente fue criticado por sus colaboradores por aterrarse por el temperamento de Trump y estar dispuesto a complacerlo.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search