Estados Unidos

Un año después, el ataque sigue arrojando un sombrío manto sobre el Capitolio y sus ocupantes

El hecho transformó la manera en que los legisladores ven a su alrededor y uno al otro

The New York Times

miércoles, 05 enero 2022 | 22:01

The New York Times

Washington.— Detectores de metales revisan a los legisladores en busca de armas en las puertas de la Cámara. Los miembros del staff tienen miedo de llegar a su trabajo. Ansiosos oficiales de policía están preocupados de un futuro ataque, aun cuando recuerdan el que ocurrió. El alcázar de la democracia es casi inaccesible para el público al que se supone que deben darle la bienvenida y servir.

El 6 de enero del 2021, el ataque sacudió los cimientos del Capitolio, un símbolo de la fortaleza y unidad estadounidense, transformando la manera en que los legisladores ven a su alrededor y uno al otro. Un oscuro estado de ánimo circula por allí y las cicatrices tardarán en sanar.

El Capitolio ha sido un sitio de significativa violencia en el transcurso de los siglos. Las antorchas de las tropas británicas en 1814, la sangrienta paliza contra el senador Charles Sumner en 1856, una lluvia de disparos desde la galería de los espectadores en la Cámara por nacionalistas puertorriqueños que hirieron a cinco representantes en 1954, el asesinato de dos oficiales de la Policía del Capitolio que estaban haciendo guardia en 1998 y el asesinato de otro en una barricada contra el tráfico el pasado mes de abril.

Sin embargo, el ataque de hace un año fue devastador por el brutal esfuerzo de una marabunta de estadounidenses que trataban de mantener al presidente Donald J. Trump en el poder a pesar de haber perdido la elección, interrumpiendo una de las funciones cívicas esenciales del país —el conteo de los votos electorales para presidente.

Los legisladores que estuvieron presentes siguen teniendo problemas para comprenderlo.

“Esa fue la diferencia”, comentó la senadora republicana Susan Collins de Maine, quien argumentó que el Congreso debería cerrar este jueves para darle un descanso al staff del trauma de volver a vivir ese horrible día.

close
search