Estados Unidos

Ucrania en el centro de denuncia de inteligencia contra Trump

La queja involucró comunicaciones con un líder extranjero y una 'promesa' que hizo el mandatario estadounidense

El Diario de Juárez

viernes, 20 septiembre 2019 | 07:57

Washington.- Una denuncia de delatores sobre el presidente Donald Trump, presentada por un funcionario de inteligencia se centra en Ucrania, según dos personas familiarizadas con el asunto, lo que ha desencadenado una lucha entre el Congreso y el poder ejecutivo, informó The Washington Post.

La queja involucró comunicaciones con un líder extranjero y una “promesa” que hizo Trump, lo cual fue tan alarmante que un funcionario de inteligencia estadounidense que había trabajado en la Casa Blanca acudió al inspector general de la comunidad de inteligencia, según dijeron dos ex funcionarios.

Dos semanas y media antes de que se presentara la queja, Trump habló por teléfono con el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky, un comediante y político con poca experiencia que fue elegido en mayo.

Dicha llamada ya está siendo investigada por los demócratas de la Cámara de Representantes que están examinando si Trump y su abogado Rudy Giuliani intentaron manipular al gobierno ucraniano para que ayudara en la campaña de reelección de Trump. Los legisladores exigen una transcripción completa y una lista de los participantes en la llamada.

Un vocero de la Casa Blanca se rehusó a dar un comentario.

La investigación de los demócratas fue puesta en marcha a principios de este mes, antes de las revelaciones de que un funcionario de inteligencia de Estados Unidos, que trabajó anteriormente en la Casa Blanca, había presentado una queja ante el inspector general de la comunidad de inteligencia. El Washington Post informó por primera vez el miércoles que la queja tenía que ver con una “promesa” que hizo Trump al comunicarse con un líder extranjero.

El jueves, el inspector general testificó a puerta cerrada ante los miembros del Comité de Inteligencia de la Cámara sobre la denuncia.

En el transcurso de tres horas, Michael Atkinson se negó en repetidas ocasiones a discutir con los miembros del comité sobre el contenido de la denuncia, diciendo que no estaba autorizado para hacerlo.