Estados Unidos

Sin decir su nombre

Trump le desea suerte a Biden en su mensaje de despedida

Le deseó éxito a la nueva administración para mantener a EU unido, seguro y prospero

Associated Press

miércoles, 20 enero 2021 | 06:00

Associated Press

Washington— El presidente Donald Trump le ofreció palabras poco comunes y amables a su sucesor en un video de despedida, aunque no se dirigió a él por su nombre, mientras pasaba su último día completo en el cargo preparándose para emitir una serie de indultos en una ciudad casi desierta. Casa Blanca, rodeada de una extraordinaria presencia de seguridad en el exterior.

“Esta semana inauguramos una nueva administración y oramos por su éxito en mantener a Estados Unidos seguro y próspero”, dijo Trump en el video denominado “discurso de despedida”, publicado por la Casa Blanca el martes por la tarde. “Extendemos nuestros mejores deseos. Y también queremos que tengan suerte. Una palabra muy importante”.

Trump, quien pasó meses tratando de deslegitimar la victoria del presidente electo Joe Biden con acusaciones infundadas de fraude electoral masivo, hizo referencia a la “próxima administración”, pero se negó a pronunciar el nombre de Biden. Muchos de los partidarios de Trump siguen creyendo que le robaron las elecciones, a pesar de que una larga lista de jueces, funcionarios estatales republicanos e incluso el propio gobierno de Trump han dicho que no hay pruebas que respalden esa afirmación.

También se esperaba que Trump pasara sus últimas horas otorgando indulto a hasta 100 personas, según dos personas informadas sobre los planes. Se espera que la lista de indultos y conmutaciones incluya nombres desconocidos para el público estadounidense, personas normales que han pasado años languideciendo en prisión, así como amigos y aliados políticamente conectados como aquellos a los que ha perdonado en el pasado.

Trump pasó gran parte del discurso pregonando lo que él ve como sus principales logros, incluidos los esfuerzos para normalizar las relaciones en el Medio Oriente, el desarrollo de vacunas contra el coronavirus y la creación de una nueva Fuerza Espacial.

“Hicimos lo que vinimos a hacer aquí, y mucho más”, dijo en el discurso de casi 20 minutos.

Trump ha permanecido en gran parte fuera de la vista desde que sus partidarios irrumpieron en el edificio del Capitolio a principios de este mes, tratando de detener la transferencia pacífica del poder. Los ayudantes lo habían instado a que pasara sus últimos días en el cargo participando en una serie de eventos para pulir el legado. Pero Trump, que sigue consumido por la ira y el agravio por su derrota electoral, se negó en gran medida. No se le ha visto en público desde la semana pasada, cuando viajó a Texas para una última oportunidad para tomar una foto en el muro fronterizo que presionó con tanta firmeza durante su presidencia. Al final, pasó menos de 45 minutos en el suelo allí y habló solo 21 minutos.

Trump saldrá de Washington el miércoles por la mañana temprano y ha estado planeando un gran evento de despedida en la cercana Base Conjunta Andrews. Una vez allí, abordará el Air Force One por última vez, volará a Florida y se convertirá en el primer presidente saliente en más de un siglo en saltarse la investidura de su sucesor.

Trump también se ha negado a participar en cualquiera de las tradiciones simbólicas del paso de la antorcha que han sido los cimientos de la transición pacífica del poder de una administración a la siguiente. Está boicoteando no solo la ceremonia en el Capitolio, sino que también dejó de invitar a los Biden a la Casa Blanca para una reunión para conocerse. Y no está claro si le escribirá a Biden una carta de bienvenida personal, como la que recibió del ex presidente Obama cuando se mudó.

Al perder su cuenta de Twitter y con poco más planeado, Trump sí participó en múltiples reuniones durante el fin de semana largo para discutir las acciones de clemencia pendientes, según un funcionario de la Casa Blanca, quien, como otros, habló bajo condición de anonimato porque la acción aún no se había realizado. hecho público.

Trump participó personalmente en el esfuerzo de examinar las solicitudes, en su mayoría de infractores de drogas por primera vez condenados a cadena perpetua, rechazando algunas solicitudes y dando luz verde a otras, según una de las personas involucradas en el esfuerzo. También ha jugado un papel clave la hija del presidente, Ivanka Trump, quien se reunió personalmente con los defensores, revisó los casos y los llevó al Departamento de Justicia e indultó al abogado.

Jessica Jackson, abogada y defensora de la justicia penal que ha estado trabajando con la administración, dijo que acudió a Ivanka Trump con el caso de Darrell Frazier, quien ha cumplido más de 29 años de cadena perpetua sin libertad condicional por su papel en un conspiración de drogas. Mientras estaba encarcelado, fundó una fundación sin fines de lucro en Tennessee que enseña tenis a entre 100 y 200 niños por semana.

“Escuché su historia y se la llevé a Ivanka”, dijo Jackson. “Una vez que escuchó la historia, la llevó al Departamento de Justicia, se la llevó al abogado de indultos”.

Se esperaba que Trump avanzara con indultos y conmutaciones adicionales a principios de este mes, pero las discusiones se suspendieron después de la insurrección en el Capitolio por parte de alborotadores pro Trump incitados por los feroces e infundados desafíos electorales del presidente. Eso arrojó a una Casa Blanca ya paralizada en un caos aún mayor.

close
search