Estados Unidos

Trump actualizó el lunes la estrategia vs Covid y hoy dio positivo

Anunció un plan para distribuir 150 millones de pruebas rápidas

Associated Press

The New York Times

viernes, 02 octubre 2020 | 08:09

Washington— El lunes, el presidente Trump actualizó a la nación estadounidense sobre la estrategia de pruebas de coronavirus de la administración y anunció un plan para distribuir 150 millones de pruebas rápidas. El viernes por la mañana, él mismo tenía el virus.

En los días intermedios, Trump interactuó con decenas de miembros del personal, donantes y simpatizantes. Incluso la mujer que nominó para la Corte Suprema, la jueza Amy Coney Barrett, estuvo en la Casa Blanca esta semana.

El presidente celebró sesiones de preparación con miembros del personal para su debate el martes por la noche con el exvicepresidente Joseph R. Biden Jr., en los espacios reducidos del ala oeste, donde los funcionarios que se someten a pruebas regularmente se han basado en los resultados negativos como excusa para renunciar a los cubrebocas y a otras precauciones de seguridad.

Asistió a una recaudación de fondos a puerta cerrada en la casa privada de un partidario adinerado en Minneapolis, y se presentó ante miles de personas en un mitin en Duluth, Minnesota, donde la mayoría de la multitud no usaba cubrebocas. También compartió escenario con Biden.

Aún no está claro cuándo y cómo fue que Trump contrajo el virus. El presidente y la primera dama dijeron que ambos dieron positivo horas después de que una de sus asistentes más cercanas, Hope Hicks, también diera positivo. Hicks recibió el diagnóstico después de que comenzó a experimentar síntomas el miércoles mientras asistía al mitin del presidente en Minnesota. Trump mantuvo su aparición allí durante unos 45 minutos, aproximadamente la mitad de la duración de uno de sus típicos discursos de campaña.

El viernes por la mañana, todavía no estaba claro cuántos otros asistentes que habían estado en contacto cercano con Trump habían dado positivo, pero la Casa Blanca dijo que su unidad médica estaba realizando un rastreo de contactos. Los principales asesores del presidente se describieron a sí mismos como en estado de shock y dijeron que esperaban varios casos adicionales entre personas en la órbita de Trump. Los funcionarios de la Casa Blanca esperaban evitar que las noticias sobre la asistente Hicks se hicieran públicas, pero fue en vano.