Estados Unidos

Texanos ahora se quedan sin agua potable

Servicios de agua sufren por pozos congelados y plantas de tratamiento que funcionan con respaldo de energía

Christopher Lee / The New York Times / Línea de vehículos esperando para llenar los tanques de propano en el sureste de San Antonio, Texas

The New York Times

jueves, 18 febrero 2021 | 10:59

Nueva York— La crisis de energía provocada por la enorme tormenta de invierno que actualmente afecta a Texas también se ha convertido en una crisis de agua, con cientos de miles de hogares y negocios lidiando con tuberías rotas o con la orden de hervir agua, ya que los servicios de agua sufren de pozos congelados y plantas de tratamiento que funcionan con respaldo de energía.

En el condado de Harris, que incluye a Houston, la cuarta ciudad más grande del país, más de un millón de personas se han visto afectadas por sistemas de agua locales que han emitido avisos de hervir el agua o que no pueden suministrar agua en absoluto, dijo Brian Murray, portavoz de la agencia de manejo de emergencias del condado.

A los residentes de Austin, la capital de Texas, también se les pidió que hirvieran el agua debido a un corte de energía en la instalación de tratamiento de agua más grande de la ciudad. Y la ciudad de Kyle, al sur de Austin, pidió a los residentes ayer que suspendieran el uso de agua hasta nuevo aviso debido a la escasez.

"El agua solo debe usarse para sustentar la vida en este momento", dijeron funcionarios de la ciudad de 48 mil habitantes en un aviso. "Estamos cerca de quedarnos sin suministro de agua en Kyle".

La tormenta de invierno trajo lluvia helada, nieve y temperaturas que estaban muy por debajo del promedio, un golpe para los tejanos que han recurrido a estufas, parrillas para carnes asadas, generadores de gasolina y sus vehículos para mantenerse calientes.

Los días de clima glacial han dejado al menos 38 personas muertas en todo el país, han dejado intransitables muchas carreteras, interrumpido la distribución de vacunas y cubierto de nieve casi las tres cuartas partes del territorio continental de Estados Unidos.

El gobernador Greg Abbott, de Texas, advirtió a los residentes que se preparen porque los problemas continuarán.

"La mayor parte del estado estará bajo cero", dijo Abbott en una conferencia de prensa ayer, y agregó que un respiro de la ola de frío llegaría solo el sábado.