Estados Unidos

Suspenderán senadores su campaña presidencial por juicio político

Amy Klobuchar, Bernie Sanders y Elizabeth Warren dicen que su presencia en el Senado es una obligación constitucional

Associated Press

The New York Times

miércoles, 15 enero 2020 | 09:59

Washington.- Es el último cuarto. El partido está por terminar. Y eres enviado a la banca.

Eso podría resumir las frustraciones de cuatro senadores, dos de ellos favoritos para la nominación presidencial demócrata, que estarán obligados a abandonar la campaña la próxima semana para juzgar al presidente Trump.

Se espera que el juicio político en el Senado comience el 24 de enero, menos de dos semanas antes de las asambleas en Iowa.

Debido a que el deber de los miembros del Senado será actuar como jurados oficiales para determinar la culpabilidad o inocencia de Trump, tres participantes en el debate del martes, Amy Klobuchar, Bernie Sanders y Elizabeth Warren, deben regresar a Washington en medio de la campaña.

Warren, quien es considerada como una de los cuatro principales contendientes en la contienda, expresó su preocupación por abandonar la campaña cuando se le preguntó durante el debate del martes qué tan grave será su ausencia, pero prometió regresar a Washington.

“Algunas cosas son más importantes que la política”, dijo. “Hice un juramento para defender la Constitución de Estados Unidos de América, la cual que nadie está por encima de la ley”.

Klobuchar, quien representa a Minnesota, también hizo referencia a lo que llamó su “deber constitucional”, pero cuestionó la imparcialidad de una audiencia que podría no incluir testigos.

Durante un mitin en Iowa la semana pasada, Sanders, uno de los principales contendientes también, se quejó de la interrupción, pero también enfatizó en el deber.

“Preferiría quedarme aquí en Iowa, pero tengo una responsabilidad constitucional, que acepto como senador de Estados Unidos, y miembro del jurado en el juicio político de Trump”, dijo. “Así que estaré allí”.

Un cuarto senador que todavía está en la contienda presidencial pero que no calificó para el debate del martes, el senador Michael Bennet de Colorado, también tendrá que regresar a Washington.