Supuesta víctima de Epstein cuenta cómo el millonario la violó

'Le dije que no quería... luego me jaló hacia la mesa con mucha fuerza y yo hice lo que quería', relató la mujer que en ese entonces tenía 15 años

El Diario de Juárez
miércoles, 10 julio 2019 | 11:27
|

“Estaba aterrorizada y le dije que parara, por favor, detente”.

Jennifer Araoz dice que eso le dijo a Jeffrey Epstein cuando él la violó.

Araoz narró su historia en el programa “Today” de la NBC en una entrevista transmitida el miércoles. Ella comenzó a ir a la casa de Epstein en Manhattan cuando tenía 14 años, y le daba masajes, vestida en ropa interior, publicó CNN.

“Tenía 14 años, ¿qué diablos iba a saber yo entonces?” dijo Araoz.

Estos encuentros comenzaron después de que una mujer al que Araoz se refirió como una “reclutadora” le hablara de Epstein por más de un año mientras se reunía con ella afuera de su escuela.

La mujer le dijo “que él (Epstein) era un gran tipo” y que probablemente podría ayudar a Araoz en su carrera.

Cuando visitó la casa de Epstein por primera vez, Araoz dijo que él fue muy amable y le dijo que había oído hablar mucho sobre ella. Le sirvió vino, aunque él conocía su edad. “No creo que le importara”, dijo Aaroz.

Ella luego comenzó a ir la casa de Epstein una o dos veces por semana. Después de cada visita, él le pagaba 300 dólares, y eventualmente estas visitas comenzaron a incluir masajes.

Había varios artículos sexualmente sugestivos en la casa de Epstein, según Araoz, entre los que se incluían uno “senos protésicos con los que él jugaba mientras se bañaba, era muy extraño”.

Junto a la mesa de masajes había una pintura de una mujer desnuda que, según Epstein, se parecía a Araoz.

Ella dice que se sentía un tanto incómoda con las sesiones de masaje, pero tenía “miedo de que él se enojara” con ella si no hacía lo que le pedía.

Después de los masajes, según dijo Aaroz a la NBC, él se daba la vuelta, y “terminaba el solo, y eso era todo”.

Después de aproximadamente un año, Epstein le pidió a Araoz que se quitara la ropa interior y se colocara encima de él.

Le dije que no quería... luego me jaló hacia la mesa con mucha fuerza y yo hice lo que quería”, dijo.

"Estaba aterrorizada y le decía que parara, por favor, detente”, pero él no lo hizo. Ella no reconoció lo sucedió como violación en ese momento, dijo Araoz.

“Pensé que era mi culpa, pensé que estaba obligada a hacer eso”.