Sorprende a EU bajo flujo migratorio

El refugio administrado por Jewish Family Service de San Diego recibió apenas cinco familias en los últimos días

The New York Times
miércoles, 10 julio 2019 | 15:51
The New York Times |

El refugio para migrantes administrado por Jewish Family Service de San Diego recibió apenas cinco familias en los últimos días, aunque semanas antes llegó a albergar a cientos de ellas.

Algunos días de primavera estaban ocupados por tantos migrantes recién llegados que las personas eran enviadas a otros refugios.

Hoy en día el refugio luce casi vacío. La cantidad de personas que llegan ahí se ha desplomado en medio de una abrupta disminución en los arribos a lo largo de la frontera sur, donde el Departamento de Seguridad Nacional dijo que las detenciones cayeron un 28 por ciento en junio.

Las autoridades de la oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés) arrestaron a 104 mil 344 personas mientras cruzaban desde México, en comparación con los 144 mil 278 en mayo, el mayor registro en 13 años.

El viernes de la semana pasada, ni un solo migrante llegó a las instalaciones del refugio en San Diego.

"Nos sorprendió la severa disminución que ocurrió virtualmente de la noche a la mañana", dijo Kate Clark, director a de los servicios de migración en el refugio.

"Las autoridades de migración de los Estados Unidos no están trayendo a las familias que han sido procesadas al refugio porque las están devolviendo a México".

Mientras esto sucedía, al otro lado de la frontera, la ciudad mexicana de Tijuana presentaba casos similares.

Aunque Tijuana todavía está llena de migrantes, muchos de los cuales regresaron a la frontera bajo el programa "Permanecer en México" aplicado por la Administración de Donald Trump, cada día hay menos personas llegando desde el sur del país.

El flujo de migrantes normalmente cae en verano, cuando las temperaturas se incrementan, pero la abrupta disminución del mes pasado podría marcar una nueva tendencia.

"La política de Estados Unidos de devolver personas a México y la presión sobre México para que detenga la migración están teniendo una gran impacto", dijo Daniel Bribiescas, un abogado de migración en Tijuana.

La medida busca que los migrantes vuelvan a México para evitar que ingresen a EU con la intención de solicitar asilo y esperen el resultado de sus casos judiciales.

Más de 18 mil migrantes, incluidos solicitantes de asilo, han sido devueltos a Tijuana y a otras ciudades mexicanas desde que se implementó la política, según datos del Instituto Nacional de Migración (INM).

Oficialmente llamados Protocolos de Protección al Migrante, la política fue introducida a Tijuana y desde entonces se expandió a otras partes de la frontera.

Ayer, el programa entró en vigencia en Nuevo Laredo, Tamaulipas, cuando 10 cubanos y venezolanos fueron devueltos desde Laredo, Texas.

La propia seguridad en la frontera de México también está teniendo efecto para cumplir con un acuerdo alcanzado con el Presidente Trump el mes pasado y evitar así aranceles comerciales.

Cerca de 20 mil elementos de la Guardia Nacional de México han sido desplegados a lo largo de sus fronteras norte y sur. En los puntos de paso más transitados y también en los no tan vigilados, las autoridades mexicanas han interceptado autobuses con migrantes sin documentación.

Docenas de migrantes que dijeron estar considerando la posibilidad de regresar a casa se toparon con una pequeña agencia de viajes en Tijuana.

Jenaro Mejía, de 54 años, un solicitante de asilo de Honduras, dijo que su primera audiencia judicial en EU estaba programada para el 5 de agosto.

"No sabemos si ganaremos el asilo o no", dijo. "Hemos contactado a la familia para que nos compre boletos".

Sin embargo, la mayoría de los migrantes dijeron que no podían pagar el pasaje equivalente a 3 mil pesos, o cerca de 155 dólares, para volver a Centroamérica, pues agotaron sus recursos en pagos a contrabandistas que les guiaron hacia EU.

"Algunos de nosotros vendimos nuestra tierra para realizar el sueño de venir aquí. No tenemos el dinero para un boleto a casa", dijo Carlos Mauricio López, un migrante guatemalteco cuya primera audiencia judicial fue programada para el 4 de octubre.

Los críticos han dicho que la política de "Permanecer en México" pone en peligro a los migrantes que huyeron de la violencia en sus países de origen en busca de refugio, porque las ciudades fronterizas en México a menudo son inseguras.

Asimismo, el programa dificulta que los migrantes tengan un abogado estadounidense que los represente ante un juez, lo que socava su capacidad de solicitar asilo con éxito.